martes. 31.01.2023
                      Isabel Blanco, ayer, en la presentación del programa. NACHO GALLEGO
Isabel Blanco, ayer, en la presentación del programa. NACHO GALLEGO

El proyecto Rumbo de autonomía personal, que cuenta con cuatro entidades del sector de la discapacidad de Castilla y León, impulsará a través de una inversión de diez millones un modelo de vida autónoma y participativa para las personas con discapacidad. La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, se ha encargado de presentar esta iniciativa, que está financiada con fondos europeos y en la que participan Aragón, Cataluña, Andalucía, Galicia y Castilla y León con distintas entidades de cada autonomía, en el caso de las regiones castellana y leonesa son Aspace, Federación de Autismo, Predif y Cocemfe.

Se trata de una iniciativa «alineada» con la implantación del modelo de atención a la dependencia 5.0 para aplicar la innovación al cuidado de las personas y a buscar soluciones para ofrecer una vida más participativa para las personas con discapacidad «en aras de la inclusión».

La máxima responsable del ramo ha indicado que Rumbo está «totalmente acompasado» con el modelo de implantación de la inclusividad en Castilla y León y la «apuesta clara» de la figura por el asistente personal, el cual es un «doble nicho» de empleo para los que desarrollan esa labor como modo de trabajo. «Este tipo de acciones ponen de manifiesto la fortaleza de los servicios sociales de la Comunidad, así como el trabajo conjunto entre entidades y administraciones para trabajar en mejorar las vivencias de las personas con alguna discapacidad», ha aseverado. El secretario de Finanzas de Cocemfe, Daniel Aníbal, por su parte, ha detallado la historia detrás del proyecto Rumbo, que surgió de una convocatoria pública para destinar fondos de la Administración autonómica a este colectivo, de modo que 22 entidades sumaron esfuerzos para «transformar la sociedad, algo que no es fácil, porque los derechos humanos escuecen por ser incómodos».

Por esta razón, ha agradecido la «buena voluntad» de todas las entidades que se han adherido a la iniciativa social para dar una «bendita solución» a las problemáticas que viven las personas con discapacidad. En este marco, Aníbal ha destacado el bloque del mundo rural que no está en la ciudad, sobre todo en comunidades como Galicia y Castilla y León, que «tienen un papel predominante» en el proyecto.

También ha incidido en que Rumbo puede ser una forma de solucionar los problemas que sufren las personas con discapacidad a través de una iniciativa que se centra en el apoyo institucional y la colaboración entre todos los participantes, «poniendo a este colectivo por encima de todo». El presidente de la federación Aspace de Castilla y León, Jesús Alberto Martín, ha intervenido para detallar que el ámbito de actuación del proyecto es toda España, si bien se buscará «dar visibilidad» a la discapacidad en las mencionadas comunidades, que son «muy representativas de la diversidad que se puede aportar a través de esta acción».

Familia integra a la Comunidad en el plan Rumbo de vida autónoma
Comentarios