martes 27/10/20

La Fiscalía pide al Tribunal Supremo revocar la sentencia de la Arandina

Entiende que la condena del TSJ no se ajusta a derecho en las penas de dos de los acusados
Victor Rodríguez, Carlos Cuadrado y Raúl Calvo, exjugadores de la Arandina Club de Fútbol. SANTI OTERO

La Fiscalía de Castilla y León ha anunciado ayer la interposición de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo en el que pide revocar la sentencia del denominado caso Arandina, al entender que la resolución del Tribunal Superior de Justicia no se ajusta a derecho en las condenas a dos de los acusados, que vieron rebajada su pena de 38 años a 3 y 4 años, respectivamente, al considerar abuso y no agresión sexual.

En un comunicado, el Ministerio Fiscal ha reconocido que en este recurso de carácter «extraordinario y restrictivo» no puede rebatir la calificación del delito de abuso sexual ni cuestionar la absolución del tercero de los acusados, que también había sido condenado en primera instancia a 38 años pero fue exonerado de culpa por el TSJCyL.

La Fiscalía entiende que el alto tribunal autonómico no debía haber aplicado la atenuante de la cercanía de edad y de madurez de los encausados y la víctima, lo que sirvió para disminuir la pena de manera sustancial.

En su escrito el Ministerio Fiscal plantea que la atenuante mencionada no debería haber sido atendida como «muy cualificada»: por lo tanto, no tendría que haberse reducido la pena en dos grados, de 38 a 3 y 4 años de pena, respectivamente. En su sentencia, el TSJCyL excluyó totalmente de responsabilidad al más joven de los exjugadores de la Arandina procesados, Raúl Calvo, y condenó a Carlos Cuadrado, Lucho, a cuatro años de cárcel y a Víctor Rodríguez, Viti, a tres años, además de establecer el pago de una indemnización de forma conjunta y solidaria a la menor afectada con la suma de 10.000 euros.

La sentencia señaló que la declaración de la joven, valorada conjuntamente con el resto de las pruebas, testificales, periciales y documentales, goza de plena credibilidad en cuanto a los hechos ocurridos en el salón del piso de los tres exjugadores el 24 noviembre de 2017, pero no en cuanto a la forma en que se produjeron.

En concreto, la Sala no consideró probada la existencia de intimidación, al apreciar las contradicciones que se ponen de manifiesto entre la declaración de la menor y su conducta en los hechos.

La Fiscalía pide al Tribunal Supremo revocar la sentencia de la Arandina