miércoles. 06.07.2022

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo (Vox), aseguró ayer que no tiene nada de qué disculparse y dijo que han sacado de contexto las palabras que dirigió a la procuradora socialista Noelia Frutos en las Cortes autonómicas.

«No tengo nada que disculpar. Honestamente creo que ha sido una manipulación, han sacado de contexto mis palabras y me ratifico en ellas», dijo García-Gallardo, en declaraciones a los periodistas en Soria, donde asistió a la entrega de los premios que concede la patronal.

«La señora Frutos me pidió que no la tratara con paternalismo y de manera coétanea profirió una serie de insultos contra mí y lo único que hice fue atender su petición. Y comencé diciéndole que le iba a tratar como a cualquier otro procurador de las Cortes, sin ninguna cuestión distinta», dijo el vicepresidente.

«Es lo que hice y es lo que debe ser. Los procuradores en Cortes nos debemos tratar de tú a tú, porque es la forma de respetarnos. No voy a tratar a ningún procurador con condescendencia, independientemente del motivo», argumentó Gallardo.

Agregó en respuesta a preguntas de los periodistas que no está de acuerdo con la petición de disculpas que le ha solicitado en este sentido el líder socialista en la Comunidad, Luis Tudanca. «Creo que deberían pedir disculpas ellos, que han instrumentalizado a la señora Frutos», dijo.

Preguntado por las disculpas del portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, y del presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, el vicepresidente aseguró que desconocía lo que habían hecho o dicho para pedir disculpas.

Sobre polémica generada por sus palabras, consideró que «hay gente que ha tenido su minutito de gloria a costa de esto, a mí me gustaría que dentro de cuatro años recordaran al Gobierno de coalición del PP y Vox como un gobierno que ha puesto su granito de arena contra la despoblación, que ha mejorado la prosperidad de los ciudadanos, que hemos reforzado los servicios públicos».

Gallardo: «No tengo nada de que disculparme, me ratifico»