sábado 21/5/22
                      Imagen de la residencia de uno de los sospechosos de la Guardia Civil. NACHO GALLEGO
Imagen de la residencia de uno de los sospechosos de la Guardia Civil. NACHO GALLEGO

La familia de Esther López de la Rosa, ante el levantamiento del secreto de sumario en el caso de la muerte de la joven y la posterior «avalancha de noticias inexactas publicadas en los medios de comunicación nacionales y locales», ha precisado que la muerte no se produjo de forma accidental sino que la misma fue de etiología homicida.

«Se hace necesario para los familiares de la víctima, mis clientes, recordar el minucioso trabajo realizado por la Guardia Civil, el Juzgado y la Fiscalía para esclarecer los hechos. Para no desmerecer ese trabajo ni afectar innecesariamente al dolor de la familia, debe extremarse al máximo la exigencia de que lo publicado sea acorde con la realidad de lo investigado», advierte el letrado Guillermo Ruiz Blay.

Por ello, remarca que «de ninguna manera se indica por los forenses o la Guardia Civil que la causa de la muerte fuera accidental. Es más, la llamada a declarar de quienes están bajo investigación criminal se produce porque hay indicios suficientes para entenderles vinculados a hechos de carácter criminal».

El levantamiento parcial del secreto, a su entender, «no puede conllevar el olvido de que las causas judiciales tienen el carácter de reservadas para respetar los derechos de todos los que allí intervienen» y agradecería que todos los investigados, como conocedores de los hechos que son, decidieran acogerse a los beneficios que la ley les reconoce si confiesan los hechos, ayudan a la investigación y reparan el daño, para evitar las medidas que contra ellos puedan acordarse.

«Los familiares de la víctima, como víctimas indirectas del delito, desean volver a solicitar comprensión por su dolor y su situación y un respeto máximo por el trabajo policial y judicial realizado hasta ahora», concluye el comunicado de la familia.

El Juzgado de Instrucción número 5 de Valladolid ha levantado la medida cautelar de prohibición de salir de España a Ramón G., uno de los tres investigados por su supuesta implicación en la desaparición y muerte de Esther López.

El Juzgado de Instrucción número 5 de Valladolid, que investiga la desaparición y muerte de la joven de la localidad de Traspinedo Esther López de la Rosa, ha levantado las medidas cautelares que persistían sobre la persona del investigado Ramón G, de forma que cuenta con vía libre para salir del territorio nacional si así fuera su deseo. De hecho, la juez ha ordenado la devolución de su pasaporte.

Declaración el 25 de abril

La retirada de las medidas cautelares que aún debía cumplir Ramón G, algo que a su abogada le había sido denegado hasta en dos ocasiones, se produce pocos días después de que la juez titular levantara parcialmente el secreto de sumario y, además, fijara la fecha de la comparecencia de Oscar S.M. para que declare el próximo lunes, 25 de abril, en la que será su prima comparecencia en sede judicial.

De este modo, el foco de las pesquisas sigue centrado sobre este último investigado, la persona que, supuestamente, fue la que vio por última vez a la víctima la noche del 13 de enero de 2021 y que la trasladó en su vehículo hasta que ella se apeó, tras discutir con ella porque pretendía seguir de fiesta y él prefería irse a casa.

Sin embargo, las diligencias de la Guardia Civil aluden a las «graves contradicciones» y «escasa credibilidad» de la versión ofrecida por Oscar S.M., tras comprobar que la hora facilitada en la que supuestamente dejó aquella madrugada a su acompañante no concuerdan con el posicionamiento posterior, en torno a las 3.22 y 3.26 horas, de los teléfonos móviles de ambos y del vehículo del investigado en las inmediaciones de su vivienda.

El hallazgo de perfil genético del investigado, la víctima y de una tercera persona, no identificada, en la parte izquierda de la boca del maletero de su turismo, el hecho llamativo de que los móviles de Oscar y Esther pasaran a ‘modo avión’ coincidiendo prácticamente durante un periodo concreto en horas posteriores, el lavado del vehículo aquella misma mañana y los dos viajes que ese mismo día, por la tarde y por la noche, realizó el investigado desde Valladolid a su vivienda en Traspinedo forman parte de las numerosas sospechas.

Los informes descartan que la muerte de Esther fuera accidental
Comentarios