jueves 21/10/21
Política

Izquierdo ofrece «diálogo» frente a las luchas de territorios y ciudades

El nuevo delegado del Gobierno en la autonomía apuesta por una alianza entre lo urbano y lo rural
Ábalos, Ángel Ibáñez, Óscar Puente y Javier Izquierdo ayer, en la toma de posesión. NACHO GALLEGO

El nuevo delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, defendió ayer que la cohesión territorial se conseguirá desde el diálogo, no desde la confrontación entre territorios de España ni de ciudades de la Comunidad autónoma.

«La cohesión se conseguirá desde el diálogo territorial, no desde la confrontación entre territorios de nuestro país ni de ciudades de nuestra Comunidad, menos aún desde la confrontación entre lo urbano y lo rural», manifestó Izquierdo durante el discurso que pronunció tras tomar posesión del cargo.

Al acto asistieron el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana José Luis Ábalos, el presidente del TSJCyL José Luis Concepción, el alcalde de Valladolid Óscar Puente, los consejeros de la Presidencia y de Fomento y Medio Ambiente de la Comunidad, Ángel Ibáñez y Juan Carlos Suárez Quiñones, además de la delegada del Gobierno hasta ahora, Mercedes Martín.

En su intervención, Izquierdo opinó que «el medio rural es más dinámico allí donde hay ciudades cerca, y éstas enriquecen su calidad de vida», ante lo que ha abogado por afrontar los problemas desde la perspectiva de una «alianza entre los urbano y lo rural, no desde la visión simplista de unos territorios que se sienten agraviados por otros».

«La realidad es más compleja y los problemas se abordan mejor desde el diálogo y la cooperación que desde el lamento y el reproche», resumió.

Una economía más moderna

El nuevo delegado del Gobierno desglosó las que considera seis grandes transformaciones a las que se enfrenta España y a sus «especificidades» para Castilla y León y además de la cohesión territorial —«la que necesita Castilla y León para abordar su reto demográfico»— citó en primer lugar la modernización de la economía.

El nuevo delegado del Gobierno se refirió a la mejora de la competitividad y al reparto justo de la riqueza a través de un empleo estable, dignamente retribuido y con derechos, unos aspectos necesarios para frenar la despoblación, con un tejido productivo más moderno que genere buenos puestos de trabajo.

Como segunda transformación citó el avance científico y la digitalización, una materia en la que la Comunidad puede «presumir» en cuanto a la formación de los jóvenes y trabajadores, a la vez que ha subrayado que los retos son infinitos.

Entre esos desafíos, enumeró mejorar la capacitación digital de la sociedad, ofrecer unos servicios públicos avanzados y promover la transferencia del talento de las personas a las empresas que existen, además de propiciar otras nuevas.

La andanada a León: "Los problemas se abordan mejor desde el diálogo y la cooperación que desde el lamento y el reproche"

Izquierdo situó en tercer lugar que Castilla y León debe aprovechar las medidas del Gobierno de España para llevar a cabo la transición ecológica justa, en una Comunidad «puntera» en producción de energías renovables, que a la vez tiene una deuda con muchas comarcas.

El máximo representante del Gobierno en la Comunidad asumió el «compromiso» de contribuir a que lleguen a todas esas zonas los máximos recursos posibles vinculados a esa transición ecológica justa y también de convencer al sector privado de que tiene que aprovecharlo y tomar conciencia de que es una fuente de oportunidades para la actividad empresarial.

Acerca de la igualdad, feminismo y ampliación de derechos civiles, que mencionó como cuarta transformación, remarcó que se trata de un pilar «enorme» de políticas públicas y se centró en que no puede haber mayor injusticia que aquella que condena a más de la mitad de una sociedad por el mero hecho de ser mujer a la discriminación, desigualdad, vejaciones, maltrato incluso la muerte.

Javier Izquierdo mostró su disposición a impulsar la lucha contra la violencia de género y expresó su convencimiento de la obligación «moral» de todos de «arrinconar los discursos que niegan la cruda realidad de los hechos y del machismo».

Además, expuso como quinta transformación la justicia social, el reparto de la riqueza y el Estado del Bienestar antes de citar como sexta transformación la cohesión territorial.

Antes de concluir su discurso parafraseó al expresidente de la Junta Demetrio Madrid al señalar que nada de lo que suceda en Castilla y León será ajeno al Gobierno de España y aseguró que será el altavoz de las políticas del Ejecutivo central y el oído al que lleguen los problemas de la ciudadanía, que transmitirá en busca de soluciones, dijo.

Izquierdo ofrece «diálogo» frente a las luchas de territorios y ciudades