jueves 26/11/20

La Junta asume que el crecimiento de 2021 no compensará el desplome

La Comunidad sufre una caída del PIB del 10,1%, la mayor de su historia, y un paro del 14%
El consejero Carlos Fernández Carriedo presentó ayer el techo de gasto de la autonomía. NACHO GALLEGO
El consejero Carlos Fernández Carriedo presentó ayer el techo de gasto de la autonomía. NACHO GALLEGO

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, ha anunciado ayer que la previsión del Gobierno autonómico es que la Comunidad cierre 2020 con «la mayor» caída anual de su economía como consecuencia de la crisis del coronavirus, de hasta el 10,1 por ciento, y una tasa de desempleo del 14 por ciento —frente al 12,35% actual— que en 2021 sólo bajaría una décima, hasta el 13,9%.

Son los pilares macroeconómicos del presupuesto que ultima la Junta de Castilla y León para 2021 y que se apoyarán también en un límite de gasto no financiero —’techo de gasto’-—que ha quedado aprobado en la reunión del Consejo de Gobierno de ayer en los 10.980,30 millones de euros, el 14,65 por ciento más que el último aprobado en la Comunidad en 2018 (9.577,47 millones), tal y como había adelantado ya el martes el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, en el Pleno de las Cortes.

En la rueda de prensa posterior al Consejo, Carriedo ha explicado que las previsiones macroeconómicas de 2020 y 2021 están conectadas y su cumplimiento dependerá de la evolución sanitaria de la pandemia, de modo que el crecimiento del PIB del 7,5 por ciento previsto para el año próximo está mediatizado por la caída prevista para el actual, lo que depara un diferencial negativo de 2,6 puntos porcentuales entre ambos ejercicios.

«Será claramente insuficiente», ha resumido en referencia a que no será hasta el siguiente año (2022) cuando los niveles de producción puedan haberse visto normalizados, matizado todo ello con la evolución de la pandemia.

Es esta la razón también para que la previsión de desempleo asociada al presupuesto varíe únicamente una décima, ya que el consejero entiende que la situación actual de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo, ertes, amortigua la caída asociada a la crisis económica, pero limita igualmente la expectativa de creación de empleo vinculada al mencionado crecimiento de la economía para 2021.

Sobre otras cifras macroeconómicas aportadas por la Junta como estructura del proyecto de ley que prevé presentar «a finales de noviembre», aunque ha matizado que dependerá de si hay ya proyecto de Presupuestos Generales del Estado, Carriedo destacó que los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo crecerán un 2,8 por ciento, mientras que prevé que 2020 cierre este registro con una merma del 6 por ciento.

El consejero ha asumido que la Comunidad no podrá, en el corto plazo, recuperar los niveles de empleo existentes ante de la crisis del coronavirus.

Sobre el déficit público, las cuentas de la Junta se limitarán al 1,1 por ciento del PIB, frente al 0,2 por ciento de este año, por la vía del endeudamiento público que ya anunció Mañueco el martes y que ayer Carriedo ha concretado en un déficit de 633,78 millones, hasta dejar la deuda pública en un nivel equivalente al 24 por ciento del PIB.

EL DINERO DEL ESTADO

El Gobierno autonómico contará con 6.758,85 millones procedentes de las denominadas ‘entregas a cuenta’ del Estado y que provienen del modelo de financiación, con un incremento del 4,3 por ciento respecto a 2018, aunque Carriedo ha subrayado que suponen 170 millones menos en comparación a lo recibido en 2020.

Los recursos procedentes de la Unión Europea subirán el 0,8 por ciento, hasta alcanzar los 1.205 millones, aunque en este punto Carriedo ha matizado que en estas cantidades no se han incluido los que esperan recibir de los denominados ‘Next Generation’ -Próxima generación- y que en principio se incorporarían a lo largo del ejercicio presupuestario.

Preguntado por la prevista merma en los ingresos tributarios, cifrada en el entorno del 20 por ciento, el consejero ha insistido en que la idea del Ejecutivo es no incrementar los impuestos, ya que prevén recuperar la recaudación por la vía de la recuperación económica, que no llegaría en su opinión si suben los impuestos y con ella tampoco la creación de empleo.

La Junta asume que el crecimiento de 2021 no compensará el desplome
Comentarios