lunes. 27.06.2022

La Junta de Castilla y León ha reprochado al Gobierno de España que haya «capitalizado» el acuerdo alcanzado entre la dirección de Siro, los trabajadores y el nuevo inversor que ha permitido salvar los 1.700 puestos de trabajo de las cuatro plantas de la galletera en la Comunidad.

El Gobierno autonómico ha celebrado el acuerdo que permite mantener la actividad de todas las plantas de Siro en España, ubicadas en las provincias de Palencia y Zamora, pero ha lamentado la «negativa del Gobierno central a trabajar de manera conjunta y coordinada» con la Junta de Castilla y León en la solución a la crisis de Siro.

La Junta asegura en un comunicado que siempre ha puesto por delante los intereses de los castellanos y los leoneses y durante tres meses ha mantenido reuniones por el futuro de Siro en las que se ha trabajado en iniciativas y propuestas «de manera honesta y sin estridencias».

El Gobierno de la autonomía subrayó además que los compromisos alcanzados en esas negociaciones los mantiene y que la mediación de la cartera de Industria de la Junta ha sido «clave para que el rescate de una empresa que es referencia y seña de identidad» de la economía de Castilla y León.

El consejero Mariano Veganzones ha mostrado de nuevo a la galletera su disposición a ejecutar las medidas y planes de bienestar y movilidad para los empleados de todas las plantas de la empresa y ha señalado que el acuerdo que permite mantener los puestos de trabajo es «una gran noticia».

También ha sostenido Veganzones que el Gobierno autonómico ha hecho todos los esfuerzos que están en sus manos para llegar a la resolución satisfactoria y seguirá haciéndolo y apoyando «en la medida de nuestras fuerzas y con todos los instrumentos que tenemos a nuestro alcance» a la galletera para que tenga futuro como empresa «de referencia y grupo estratégico» en Castilla y León.

El comunicado de la Junta llega después de que este sábado los trabajadores de las fábricas de Siro ratificaran el plan de viabilidad en presencia de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

Combatir el comunismo todo el día

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, dijo ayer que «se podrían decir muchas cosas» sobre el papel que ha jugado la Junta en la «solución» a la crisis del Grupo siro, «pero por el bien de la Comunidad y de los trabajadores no se va a decir todo lo que se podría decir», para finalmente ironizar y reconocer que debe ser «muy fatigoso estar todo el día combatiendo el comunismo».

Barcones tiró de ironía para responder y dijo sentirse «alegre» porque en la agenda del Ejecutivo autonómico haya un «hueco» para la crisis de la fábrica galletera, porque «debe ser muy fatigoso estar todo el día combatiendo el comunismo, por lo que es de recibo que haya un pequeño espacio para preocuparse por los problemas reales».

El coordinador de IUCyL, Juan Gascón, ha criticado «la ausencia» de la Junta de Castilla y León en la resolución del conflicto de Siro y ha destacado la mediación del Ministerio de Industria para lograr un acuerdo que han ratificado los trabajadores y que salva 1.700 empleos en la Comunidad.

Gascón ha participado ayer domingo en la concentración celebrada en la Plaza de España de Aguilar de Campoo para celebrar la mejora de las condiciones de trabajo de las plantas galleteras y que se haya encontrado una solución negociada al conflicto socio-laboral.

Los trabajadores de Siro en Aguilar habían convocado una concentración en la localidad palentina para defender la continuidad de la actividad antes de que la ministra Maroto lograra cerrar el acuerdo.

La Junta carga contra el Gobierno por capitalizar el acuerdo de Siro