jueves 27/1/22
                      El consejero de Agricultura, Jesús Julio Carnero. NACHO GALLEGO
El consejero de Agricultura, Jesús Julio Carnero. NACHO GALLEGO

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural busca, junto con las organizaciones profesionales agrarias, las cooperativas agrarias, la industria agroalimentaria y de la distribución sellar una declaración conjunta para dotar de «equilibrio» a los diferentes eslabones de la cadena alimentaria en la Comunidad. En este encuentro, el consejero ha puesto de manifiesto la importancia de este tipo de acuerdos, ya que «los tres eslabones que forman la cadena se necesitan entre sí y el mejor instrumento para un correcto funcionamiento de sus relaciones es el diálogo». «Si una de las tres partes es incorrectamente tratada no podrá mantenerse el necesario equilibrio entre ellas y la cadena se acabará rompiendo», ha argumentado el consejero.

Transparencia

El grupo de trabajo encargado de buscar soluciones a las relaciones entre los distintos eslabones estará formado por los productores, la industria agroalimentaria y la distribución, y coordinado por la propia Consejería.

En reuniones previas se han ido consensuando y acordando las pautas para llegar a este borrador, mientras que la Consejería está promoviendo la transparencia en las relaciones comerciales, trabajando en el Observatorio de la Cadena de Valor Alimentaria que integrará el actual Observatorio de Precios en origen existente 4 de diciembre de 2021. «El sector agroalimentario es uno de los pilares de la actividad económica de nuestra Comunidad, tanto desde el punto de vista de generación de empleo como en la generación de riqueza y lo que representa en la balanza comercial», ha incidido Carnero, que ha subrayado que es «imprescindible» que las relaciones entre todas sus partes estén «perfectamente engrasadas para que su funcionamiento sea óptimo y beneficioso para todos sus componentes».

Entre los puntos que conforman el documento están el reconocimiento de la importancia y necesidad de las tres partes que componen la cadena alimentaria y de difundir a la sociedad mensajes integradores del sistema alimentario, transmitiendo sus bondades y cómo contribuye cada una de las fases del proceso productivo para que los alimentos lleguen al consumidor.

Además, establece el compromiso de colaborar mutuamente para promover una estructura productiva de la cadena alimentaria sostenible, más eficiente y competitiva, en la que cada una de las fases obtenga valor añadido sostenible; apoyar prácticas mercantiles que fomenten relaciones justas, equilibradas y leales entre los operadores de la cadena alimentaria; velar por la eliminación de toda práctica mercantil que, de forma desleal, banalice o demonice cualquier producto alimenticio o fomentar la transparencia en las relaciones comerciales, entre otras.

Por su parte la Junta de Castilla y León se compromete a fomentar, en el ámbito de sus competencias, unas relaciones comerciales entre los operadores de la cadena alimentaria que contribuyan a la mejora de su eficiencia y competitividad y a defender ante el Gobierno de España la necesidad de disminuir la carga impositiva de todos los eslabones de la cadena de valor alimentaria.

La Junta plantea «equilibrar» los eslabones de la cadena alimentaria
Comentarios