martes 07.04.2020

La Junta prepara un pacto con la industria para los precios agrarios

En el documento de «consenso» estarán opas, distribuidores y empresarios agroalimentarios
Jesús Julio Carnero en la reunión que ha mantenido ayer con representantes de la distribución.
Jesús Julio Carnero en la reunión que ha mantenido ayer con representantes de la distribución.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, avanzó ayer que la Junta trabaja en un documento de «consenso» que, «a corto plazo», mejore las «prácticas comerciales» de los participantes en la cadena alimentaria. Carnero dijo que la distribución ha demandado «cooperativas más grandes y mejor posicionados y contratos estables» para solucionar los problemas «complejos y graves» del productor.

«Lo vamos a hacer de manera rápida con la intención de llegar al máximo consenso entre la distribución, la industria agroalimentaria y las organizadores agrarias», explicó el consejero en el transcurso de una reunión con diferentes representantes de la distribución.

El documento trabajará sobre la base del Código de Buenas Prácticas Mercantiles para permitir poner en marcha una «actuación conjunta». «Sí al acuerdo, sí a la concertación, sí a la alianza, no a la confrontación porque no nos conduce a nada», subrayó Carnero.

El consejero explicó que en el «medio y largo plazo» el objetivo pasa por establecer un «grupo de trabajo técnico» para mejorar las relaciones entre los distintos agentes de la cadena.

«Todo lo que mejore la vida de nuestros agricultores y ganaderos mejora la vida de todos y cada uno de los consumidores», añadió.

Las reuniones continúa hoy con representantes de la industria agroalimentaria para buscar soluciones a la problemática de los agricultores que, «legítimamente», están manifestando «por todo el país», señaló Carnero.

La Junta ha puesto en marcha un sistema de mediación que empieza a funcionar en abril. A partir de ese momento, los diferentes operadores de la cadena podrán disponer de los «resortes necesarios» para formalizar sus relaciones comerciales en un contrato agrario. Esto permitirá conseguir uno de los objetivos de la Consejería: lograr un adecuado equilibrio dentro de la cadena alimentaria, con una especial protección al productor.

Por parte de la distribución, que han estado en el punto de mira de las protestas de los agricultores, el director general de la Asociación Española de Distribución, Autoservicios y Supermercados (Asedas), Ignacio García Magarzo, quiso «agradecer» que Castilla y León sea «la primera autonomía» que haya contado con ellos para abordar la situación.

García Magarzo se mostró partidario de adoptar medidas que logren la «sostenibilidad» de la cadena alimentaria y ha reconocido la «gravedad de una situación compleja» sobre todo en determinadas producciones como la del «aceite de oliva, el sector lácteo y el cárnico».

Recalcó que, a su juicio, el funcionamiento de la cadena es «eficiente» por la aportación de los «distintos eslabones» que «juntos» llegan al consumidor a través de una amplia red de tiendas que otorga al consumidor «gran capacidad» de elección. «Los precios se forman de una manera correcta, sin márgenes excesivos porque sí así fuera el producto no sería competitivo», añadió.

LA SOLUCIÓN, NO EL PROBLEMA

Reconoció Magarzo que esto no soluciona los problemas del «sector productor», de ahí que se hayan planteado medidas a medio plazo que pasan por la «estructuración de la oferta creando cooperativas más grandes o fortaleciendo su posición en el mercado» y dar «estabilidad a las relaciones mediante contratos eficaces con precios ciertos».

García Magarzo salió al paso de las manifestaciones del presidente del Gobierno en el que pedía «autocrítica» a la distribución. No se sienten «aludidos», dijo, en cuanto a que realicen «malas prácticas» y puntualizó que están «empeñados» desde hace años en lograr la «sostenibilidad» de la cadena. «No somos culpables de los problemas del agricultor, pero sí parte de su solución», zanjó.

La Junta prepara un pacto con la industria para los precios agrarios