domingo 5/12/21
                      Mañueco ayer, en Arenas de San Pedro. RAÚL SANCHIDRIÁN
Mañueco ayer, en Arenas de San Pedro. RAÚL SANCHIDRIÁN

La Junta estudiará la posibilidad de implantar un grado medio de Formación Profesional (FP) en Conducción de Vehículos de Transporte por Carretera, que sería impartido en las empresas que cuenten con un centro de formación, para hacer frente a la falta de conductores profesionales.

Las consejerías de Fomento y Educación han analizado la «problemática» falta de conductores profesionales y aborda las «posibilidades de mejora» de la formación especializada en transporte, como la implantación de un grado medio de Formación Profesional en Conducción de Vehículos de Transporte por Carretera .

Los consejeros Juan Carlos Suárez-Quiñones y Rocío Lucas han analizado la situación actualmente existente con el objeto de aportar soluciones a la problemática planteada por el sector, con una de estas empresas, la sociedad soriana De Pedro & Molinero, que cuenta ya con un centro de formación que servirá para implantar nuevas enseñanzas de calidad, atractivas y ajustadas a las necesidades del mercado laboral de cada territorio, explica la Junta a través de un comunicado.

Desde el sector del transporte se ha trasladado la necesidad de que los empresarios formen parte de la solución sobre la base de avanzar en una formación especializada en transporte.

Así, la consejería de Educación estudiará la posibilidad de implantar un grado medio de Formación Profesional en Conducción de Vehículos de Transporte por Carretera en aquellas instalaciones empresariales que cuenten con un centro de formación que permita, de acuerdo con la legislación vigente, implantar nuevas enseñanzas de formación en conducción, de calidad, atractivas y ajustadas a las necesidades del mercado laboral de cada territorio.

En la actualidad, esta titulación solo se oferta en el centro privado de FP ‘Campus Alsa EDX’ de El Espinar -Segovia- debido a las dificultades que supone la implantación de este ciclo.

«Hay que tener en cuenta que es necesario disponer de vehículos de transporte —camiones y autocares— adaptados para la formación, espacios para el manejo de los mismos y taller de reparaciones. Además, al tratarse de un ciclo de grado medio que pueden cursar alumnos con menos de 18 años de edad —sin carnet de conducir—, es necesario disponer de todas las medidas de seguridad para que estos alumnos realicen las prácticas de conducción de vehículos», explica la Junta.

De este modo, el Gobierno autonómico continúa con su apuesta por implantar enseñanzas de calidad, modernas, orientadas al empleo y ajustadas a las necesidades del tejido productivo del territorio. Unas titulaciones que permitan a los jóvenes incorporarse a empresas próximas a su lugar de residencia, con lo que el Gobierno autonómico conseguirá retener el talento y fijar población, además de aportar el personal cualificado que la economía de Castilla y León necesita, añade.

Desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente se complementará el desarrollo curricular del grado medio de Formación Profesional en Conducción de Vehículos de Transporte por Carretera financiando el coste de la obtención de permiso de conducir necesario para la conducción de vehículos de transporte de mercancías y del certificado de aptitud profesional acreditativo.

La finalidad de esta actuación es fomentar la empleabilidad en el sector de transportes de mercancías, promoviendo la obtención de los permisos y cualificaciones necesarias para poder ejercer la profesión de conductor de vehículos de transporte de mercancías, compensando por parte de la Junta de Castilla y León los costes de obtención de los mismos, explica.

Lo que intenta la Junta es «articular» políticas públicas que den solución a la falta de conductores y fomentar la empleabilidad en el sector de transportes de mercancías.

«El sector del transporte necesita conductores profesionales con urgencia. Las cifras estimadas por las asociaciones del sector sitúan la demanda de conductores en unos 1.500 en Castilla y León», añade.

También se puso de manifiesto la necesidad de abrir la profesión de transportista a todos los sectores de la sociedad de Castilla y León y de modo fundamental a las mujeres jóvenes y quienes viven en nuestro mundo rural.

En Castilla y León el sector del transporte aporta más del 3 % del PIB autonómico, 1.800 millones de euros aproximadamente, da empleo a cerca de 94.000 personas y es la actividad de la Comunidad que genera mayor cifra de negocios al sector servicios, cerca del 30 por ciento.

La Junta quiere un grado medio de FP ante la falta de transportistas
Comentarios