domingo 26/9/21
Tributos

La Junta no sigue la estela de Madrid y mantendrá los impuestos propios

CyL ingresa 70M€ por tasas ambientales e Igea ve que sería «la bomba» perdonar dinero a las eléctricas
Las instalaciones de alta tensión pagan un impuesto medioambiental. L. T.

El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, anunció ayer que el gobierno autonómico no se plantea seguir los pasos de Madrid y eliminar sus impuestos propios vigentes, de carácter medioambiental que principalmente pagan las eléctricas. Después de lo ocurrido este verano cree que perdonar ese dinero a esas compañías «ya sería la bomba».

En la actualidad Castilla y León ingresa casi 63 millones de euros con el Impuesto sobre la afección medioambiental causada por determinados aprovechamientos del agua embalsada, por los parques eólicos y por las instalaciones de transporte de energía eléctrica de alta tensión y otros 7,6 millones con el Impuesto sobre la eliminación de residuos en vertederos, según los últimos datos aportados por la Junta.

Perjuicio ambiental

La autonomía defiende que parte de los beneficios por generación eléctrica se quede donde se producen

Con el episodio del drástico desembalse de Ricobayo (Zamora) aún reciente, preguntado por la posibilidad de seguir lo anunciado ayer por la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, Igea explicó que el margen económico de que disponen Madrid y Castilla y León para plantear este tipo de medidas no tiene «nada que ver», pero «no parece el momento para retirar, después de lo ocurrido este verano» el impuesto sobre la afección ambiental que precisamente pagan las eléctricas que operan en la Comunidad.

Reiteró la queja de la Junta por el hecho de que el territorio donde se genera la energía no obtenga beneficios asociados a los perjuicios medioambientales y de otro tipo que generan las instalaciones de producción energética, y descarta entrar «en la carrera» por la supresión de impuestos autonómicos, pero también la posibilidad de incrementar a las eléctricas el tributo que ya pagan, como alternativa a la falta de otros beneficios.

«Lo que no es muy sensato es que se produzca aquí la electricidad y se paguen impuestos en Madrid o Valencia», dijo Igea, quien ha reconocido que retirar ese impuesto iría «en contra» de esta argumentación que plantean para el resto de impuestos empresariales.

Encarecimiento de la factura

El político negó que el impuesto cobrado por la Junta tenga una repercusión elevada sobre el importe total de la factura de la luz y vinculó la situación de encarecimiento actual con decisiones «ideológicas» de gobiernos precedentes en torno a la producción de energía, en referencia a la nuclear, ya que la ve como el factor diferencial entre lo que ocurre actualmente en España en comparación con Francia, Alemania e Italia.

Aunque defiende que los pasos hacia la descarbonización y la apuesta por las energías renovables son necesarios para frenar el cambio climático, considera que decisiones como prescindir de determinadas formas de producción energética «tienen un precio» y se mostró preocupado por el efecto que el encarecimiento de la electricidad puede tener sobre las familias y las empresas.

La Junta no sigue la estela de Madrid y mantendrá los impuestos propios