jueves 26/5/22

El juicio la muerte violenta del perro ‘Cooper’ ocurrida en 2018, del que viene siendo acusado el matrimonio compuesto por Luis E.M. y Raquel F.R, con peticiones de pena de entre un año y tres años y ocho meses de cárcel, se celebrará este lunes, 9 de mayo, salvo un nuevo imprevisto de última hora.

Si la vista ya tuvo que suspenderse el día 18 de mayo de 2021 debido a que el matrimonio, con residencia en Santovenia de Pisuerga, se encontraba ilocalizable, el 27 de diciembre del mismo año el titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Valladolid, encargado de enjuiciar su presunta implicación en la muerte del can, se vio obligado también a una nueva suspensión ya que no habían sido citados una médico forense y una veterinaria.

La declaración de ambas es de vital importancia para el procedimiento, ya que la médico forense es la que elaboró el informe sobre el estado mental del acusado que las acusaciones populares tienen impugnado y en el caso de la veterinaria se trata de la persona que hizo el informe sobre la muerte del perro.

Transtorno mental

Los que sí comparecieron entonces fueron los acusados, quienes en su momento estuvieron ilocalizables. El varón, Luis E.M, fue detenido tras ser localizado en Proyecto Hombre, donde recibía tratamiento, mientras que ella había estado ilocalizada tras haber facilitado hasta cuatro domicilios. No es la única suspensión sufrida en este proceso judicial. El juicio tenía que haberse celebrado inicialmente el día 20 de febrero de 2020 pero fue suspendido con el fin de determinar el estado mental del principal acusado, militar de carrera, y despejar las dudas sobre si sufre o no un trastorno mental.

La suspensión de la vista oral entonces fue acordada por el Juzgado de lo Penal 3 después de que así lo solicitara la letrada de una de las dos acusaciones populares, ejercida por Libera, y a la misma se adhirieran la fiscal del caso y el otro colectivo personado, Defaniva, frente a la oposición de las defensas de los encausados.

El motivo no fue otro que la presentación, dos días antes del juicio, de un informe médico-forense elaborado por una técnico del Instituto de Medicina Legal de Valladolid que había pedido la defensa del militar y que fue recibido por las acusaciones, sin posibilidad de practicar prueba contradictoria.

El informe apunta que Luis E.M. padece un trastorno explosivo intermitente, con ataque violentos de ira, que será utilizado por su defensor en su petición alternativa omo eximente de transtorno mental, de ahí la solicitud de Libera, con la adhesión de Defaniva y la fiscal del caso, para que se suspendiera el juicio con el fin de poder contrastar si dicho dictamen es o no correcto.

Juzgan a un matrimonio en Valladolid por la muerte de su perro Cooper
Comentarios