viernes 3/12/21

Más de un millar de personas, según fuentes policiales, y unos 2.500 según los convocantes, se manifestaron ayer por las calles de Zamora contra la propuesta de reforma sanitaria en el medio rural planteada por la Consejería de Sanidad y a favor del mantenimiento de consultorios médicos locales.

En la protesta participaron vecinos de distintas comarcas de la provincia y responsables institucionales entre los que estaba el alcalde de Zamora, Francisco Guarido (IU), el vicepresidente tercero de la Diputación de Zamora, Javier Faúndez (PP), y el procurador autonómico José Ignacio Martín Benito (PSOE).

‘Desde Valladolid juegan con nuestra sanidad’, ‘Consultas presenciales ya’, ‘Sin sanidad más despoblación’, ‘Tu salud está en peligro, recortan las manos que te cuidan’ o ‘Casado dimisión’ fueron algunas de las leyendas de las pancartas de la manifestación, en la que se han coreado gritos de ‘Sin sanidad, Zamora se cierra’.

El portavoz del movimiento por la sanidad pública de Zamora, Jerónimo Cantuche, pidió la retirada de la propuesta actual de reforma sanitaria por ser «muy perniciosa» para la provincia, ya que 12 de los 22 centros de salud tienen menos de 5.000 habitantes, hay 185 pueblos con menos de 50 habitantes y 80 demarcaciones con menos de 400 cartillas, los topes fijados en la propuesta.

Cantuche, que reconoció que está «confundido» con la postura del PP sobre la sanidad, alertó de la falta de médicos y pidió al presidente autonómico que lleve al consejo interterritorial una propuesta para fijar una vía extraordinaria de acceso al MIR.

El vicepresidente de la Diputación de Zamora Javier Faúndez, que también es alcalde de Trabazos, uno de los pueblos de la comarca zamorana de Aliste, se mostró crítico con la consejera de Sanidad, Verónica Casado, a la que dieron, dijo, «un margen de confianza» con el plan piloto de reforma sanitaria en la zona y les ha «defraudado». Por ello, advirtió que, mientras no se reabran todos los consultorios médicos de la zona, no se reunirán con representantes de la Consejería ya que lo que pretenden es contarles «sus planes estratégicos pensados desde un sillón de Valladolid sin hablar con los colectivos médicos, los ayuntamientos y sin hablar con nadie».

Faúndez sostuvo que Verónica Casado está en «una situación de no escuchar el clamor del mundo rural en Castilla y León», y que el problema de la sanidad rural debe resolverse en las Cortes de Castilla y León y en el Gobierno de España por la falta de relevo generacional de médicos.

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido (IU), denunció que la sanidad rural que se está quedando «sin médicos y sin consultorios», y subrayó que la sanidad es el más importante de los servicios públicos, por lo que «hay que atenderla como se merece, si no la España Vaciada seguirá estando vaciada». También reclamó mayor financiación estatal a las comunidades autónomas.

Manifestación en Zamora contra la consejera Casado y la reforma sanitaria
Comentarios