viernes 22/10/21

Mañueco y Tudanca escenifican las diferencias sobre la reforma sanitaria

El socialista reclama presencialidad de los médicos y el presidente le acusa de generar tensión
Mañueco saluda al nuevo procurador del PP, Raúl Hernández, al inicio de la sesión plenaria. NACHO GALLEGO

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, y el líder autonómico del PSOE, Luis Tudanca, se citaron para hablar sobre el futuro de la sanidad «mañana mismo», con un aparente acuerdo sobre la necesidad de la presencialidad de los médicos en el medio rural, pero con matices y demandas que parecen difíciles de encajar.

En su cara a cara parlamentario, al inicio del Pleno de las Cortes de Castilla y León, Tudanca le preguntó si piensa mantener una reforma sanitaria que busca «seguir cerrando los consultorios» médicos del medio rural y Mañueco la replicó que «están y estarán abiertos, a pleno rendimiento, cuando pase lo más duro de la pandemia».

En su primera contestación, el presidente aseguró que la atención primaria «fuerte» y presente «en todo el territorio» es una de las fortalezas del sistema sanitario en la Comunidad, que lo sitúan «entre las mejores de España». «Vamos a reforzar y mejorar la atención primaria, en eso está trabajando la Junta», zanjó en primera instancia.

Tudanca retomó el debate con ironía, al recordar que Mañueco comenzó hace unos días su curso político con la afirmación de que mientras él sea presidente no se cerrará un sólo consultorio rural: «¿Y qué ha sido estos dos años? La inmensa mayoría de ellos (consultorios) están ya cerrados, a ver si se entera», le espetó, convencido de que hace «trampas» cuando se refiere a este asunto.

El representante socialista remarcó que, en realidad, son los ayuntamientos los que los abren, los cierran y gastan dinero con los consultorios, mientras que la Junta lo que tiene que hacer es «poner los médicos, que es lo que ha quitado», por lo que los ciudadanos de muchas localidades también gobernadas por el PP han protestado en los últimos meses. Sobre el diálogo con la Junta, el socialista puso como condición que Mañueco dé la orden de retirar la reforma sanitaria, recuperar la atención presencial y la frecuencia de consulta de los médicos en el medio rural: «Mañana mismo nos sentamos», dijo Tudanca si el presidente aceptaba sus condiciones.

Mañueco le contestó que «no le interesa mejorar la atención, le interesa generar tensión. Nos sentamos mañana, mañana mismo le espero en mi despacho, en las Cortes o en la Junta, ponga hora».

El presidente dudó de la voluntad de acuerdo del PSOE porque han sido «innumerables» las posiciones de «mano tendida» y «larga» la lista de «desplantes», pero dijo que está dispuesto a la que ve como «enésima oportunidad»: «Vamos a dialogar para trazar la mejor sanidad para las personas de Castilla y León».

Mañueco remarcó que los problemas de la sanidad de Castilla y León son «comunes» a los de otras autonomías, entre los que destacó la falta de profesionales sanitarios, por lo que conminó a los socialistas a pedir juntos al Gobierno de España que pueda haber más médicos y también para que haya un fondo covid.

Mañueco y Tudanca escenifican las diferencias sobre la reforma sanitaria