jueves 15/4/21

La mayor caída de salarios en medio siglo lleva a CyL a perder 2,4 puntos

Pierde además otros 1,1% de capacidad de compra cuando hace un año ganó un 0,5%

La pandemia ha cortado en seco la tendencia al alza de los salarios que se había iniciado en la segunda mitad de 2017 en España, después de años de recortes a consecuencia de la anterior crisis económica. Mientras que la recuperación tardó tres años en reflejarse en las nóminas de los trabajadores, unos pocos meses de coronavirus han impactado rápidamente en los ingresos de los españoles, que tienen a día de hoy 280 euros menos anuales de media en sus bolsillos, según se extrae del ‘Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo’ publicado ayer.

En Castilla y León, el salario medio descendió un 2,4 por ciento interanual, más moderado por lo tanto que la media nacional, y se situó en 1.483 euros mensuales aunque, según precisa Adecco tras descontar la inflación de la evolución, el salario medio en la Comunidad pierde un 1,1 por ciento de capacidad de compra cuando hace un año ganó un 0,5 por ciento (el salario nacional ha pasado de ganar un 0,9 por ciento a perder un 1,4 por ciento).

La remuneración media se tornó en negativo ya en el segundo trimestre de 2020, acumula tres trimestres consecutivos con descensos interanuales y se reduce hasta los 1.641 euros mensuales, la cifra más baja desde finales de 2017. Supone una caída del 3,1%, el mayor desplome de al menos los últimos 50 años, según destaca el informe.

TODO PERDIDO EN 15 DÍAS

Este fuerte recorte es consecuencia del impacto que ha tenido la covid-19 en el mercado laboral español, que provocó casi un millón de despidos en poco más de 15 días, elevó el número de parados registrados hasta rozar actualmente los cuatro millones y por primera vez en la historia hubo casi 3,6 millones de trabajadores afectados al tiempo por un erte (y en febrero 900.000 continúan en esta situación). Todo esto ha provocado una presión a la baja de los salarios y ha supuesto un recorte efectivo de los ingresos de esos ocupados, puesto que los afectados por un erte cobran el 70% de su base reguladora.

En la actualidad, en Castilla y León hay 37.500 personas que llevan desocupadas al menos dos años, el quinto dato más bajo para la autonomía desde marzo de 2011. El colectivo de parados de larga duración en la Comunidad equivale al 26,4 por ciento del total de personas sin empleo, el mejor resultado desde 2012.

Finalmente y según este mismo informe, un 72,5 por ciento de los parados en la Comunidad está cobrando una prestación por desempleo, lo que supone un incremento interanual de 4,7 puntos porcentuales, lo que la sitúa como la sexta autonomía con más proporción de parados cubiertos por una prestación económica.

El salario medio ha caído en todas las autonomías excepto en Murcia, donde ha aumentado un 1%, debido a que ha capeado mejor esta crisis gracias a su alta dependencia de la agricultura, que tiró de la economía durante esos meses duros del confinamiento.

La mayor caída de salarios en medio siglo lleva a CyL a perder 2,4 puntos