jueves 27.02.2020

Las nuevas calderas de biomasa ahorran de media a la Junta un 30% en la factura de

Medio Ambiente lleva instaladas 35 de las 200 previstas con cargo a un plan de ayudas europeas.

La Junta de Castilla y León apuesta por la biomasa como formula de ahorro, tanto desde el punto de vista medio ambiental como del económico, en sus instalaciones y centros administrativos.

Así lo pusieron ayer el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, y la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, en su visita a la red de calefacción centralizada con biomasa en el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl), que se inscribe dentro del programa de ahorro y eficiencia energética de Castilla y León.

Según el consejero de Fomento y Medio Ambiente, la implantación de calderas de biomasa, en sustitución de otros sistemas, en centros administrativos puede suponer un ahorro económico del 30 por ciento. Además del ahorro económico, indicó que la utilización de biomasa también conlleva menores emisiones de CO2 a la atmósfera y es importante para una comunidad autónoma en la que el 51 por ciento de la superficie es forestal.

Por ello, la Junta ha puesto en marcha un plan en el que, con el apoyo del Banco de Inversiones Europeo, dispone de 58 millones de euros para la sustitución de calderas de gasóleo por otras de biomasa en el que se prevén 200 actuaciones.

En toda la Comunidad

Este plan, según explicó, incluye 200 actuaciones en centros educativos, administrativos y sociales, de las que ya se han puesto en marcha 35 proyectos, en los la inversión de cubrirá con los ahorros que se generen. Según el consejero, solamente la puesta en marca de la red de calefacción del Itacyl, que tiene un recorrido de 1,8 kilómetros, supondrá una reducción en 15 años de 3.500 toneladas de emisiones de CO2 al cambiar el uso del gasóleo por 5.000 toneladas de astillas. Incluso las cenizas que produce la combustión de las astillas puede ser utilizadas en las tareas de investigación agraria que lleva a cabo el Itacyl.

La consejera de Agricultura y Ganadería señaló que su departamento dispone de una línea de ayudas por valor de 60 millones de euros, de los que ya se han invertido unos 10, para apoyar la transformación de productos forestales. También recordó que el programa de desarrollo rural 2014-2020 apoya iniciativas dirigidas a la transformación y movilización de productos forestales que permitan crear empleo.

Las nuevas calderas de biomasa ahorran de media a la Junta un 30% en la factura de