jueves 20/1/22
                      Casado, en una explotación ganadera de extensivo pero no macrogranja en Las Navas del Marqúes. RAÚL SANCHIDRIÁN
Casado, en una explotación ganadera de extensivo pero no macrogranja en Las Navas del Marqúes. RAÚL SANCHIDRIÁN

El PP está decidido a exprimir hasta donde pueda las palabras de Alberto Garzón contra las macrogranjas y convertir la polémica en el eje de su campaña electoral en Castilla y León. Con el lema ‘Más ganadería, menos comunismo’, la formación conservadora lanzó ayer una campaña en redes sociales, al más puro estilo Isabel Díaz Ayuso, (la presidenta madrileña usó para el 4-M el eslogan de ‘comunismo o libertad’) para denunciar que esta ideología «está en el Consejo de Ministros» e «intenta intervenir en los hábitos y en la economía nacional». «Ése es el intervencionismo comunista contra el que nosotros estamos», aseveró Pablo Casado.

Rodeado de vacas, en una explotación ganadera de Las Navas del Marqués (Ávila), el líder de los populares volvió a exigir al presidente del Gobierno que «cese ya» al titular de Consumo. Aludiendo al caso de las macrogranjas, Casado aseguró que en la ganadería intensiva «no se maltratan animales» y se cumplen «las normativas española y europea». Dudó asimismo de sus efectos dañinos. «Tampoco me parece que contaminen», señaló.

Frente a las diversas posiciones sobre este asunto —en Daimiel (Ciudad Real), donde gobierna el PP se prohíbe las macrogranjas intensivas de porcino desde el pasado 23 de diciembre—, Casado aseguró que en el partido no hay ninguna directriz y que queda en manos de los consistorios correspondientes.

Unidas Podemos está dispuesto a darle la vuelta a la polémica de Garzón y ha retado al líder del PP a acudir a una macrogranja para protagonizar sus actos si defiende el modelo de estas instalaciones. Los morados creen que con esta acción los conservadores quieren «tapar» que su candidato Alfonso Fernández Mañueco, puede ser imputado por corrupción. «Piensan que los votantes son niños de cinco años», recriminó el portavoz del grupo confederal en el Congreso, Pablo Echenique.

Casado manifestó que su formación quiere lograr en las elecciones autonómicas de Castilla y León «una mayoría suficiente» para «no depender de otros partidos» y «poder gobernar sin coaliciones» que «acaban en deslealtades», en referencia a Cs.

No tardó en responderle Francisco Igea, que fue vicepresidente de la Junta en el pacto con el PP de Maueco. Igea dejó claro expresamente que su partido no volverá a hacer presidente a Alfonso Fernández Mañueco: «Garantizo dos cosas: eso, y que todos somos mortales», proclamó tajante.

Mientras, la portavoz adjunta de Vox y secretaria general del grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados, Macarena Olona, avisó al PP de que las exigencias de la formación de cara a posibles pactos en CyL serán «proporcionales» a sus resultados electorales.

Ofensiva de Casado en CyL: ‘Más ganadería, menos comunismo’
Comentarios