sábado. 01.10.2022
El consejero cántabro de Sanidad, y los titulares de Presidencia de Castilla y León y Cantabria.

Cantabria y Castilla y León han cerrado el acuerdo que permitirá que más de 12.000 habitantes del norte de Palencia y Burgos sean atendidos en el Hospital Tres Mares de Reinosa, y que entrará en vigor cuando ambas comunidades firmen su primer protocolo general de colaboración.

Los consejeros de Presidencia de Cantabria, Paula Fernández, y Castilla y León, Ángel Ibáñez, se reunieron ayer en Santander para avanzar en este protocolo, que será firmado en las «próximas semanas» por los presidentes de las dos comunidades, según adelantaron tras el encuentro.

El protocolo abarca veinte ámbitos de actuación, con el objetivo de mejorar los servicios que reciben los habitantes de las zonas limítrofes, y además las dos comunidades vecinas se comprometerán a hacer «frente común» en cuestiones que afectan especialmente a sus territorios, como el despoblamiento o el nuevo modelo de financiación autonómica.

El acuerdo para la atención en el Hospital Tres Mares beneficiará a los habitantes de Valle de Valdebezana, en la provincia de Burgos, y de Aguilar de Campóo y Cervera de Pisuerga, en Palencia, y abarca las urgencias y los ingresos hospitalarios en medicina interna.

El consejero de Sanidad del Gobierno de Cantabria, Miguel Rodríguez, señaló que también se recoge la posibilidad de hacer TAC programados a los pacientes que derive Castilla y León.

Según explicó, estos servicios hospitalarios se facturarán a Castilla y León a partir de los precios que se regulan en una orden que fue aprobada en 2017, por lo que es difícil calcular su coste anual anticipadamente.

El acuerdo regula también la colaboración entre las dos regiones en atención primaria y transporte sanitario, y el compromiso de Castilla y León de seguir enviando los pacientes que necesiten un trasplante de pulmón al Hospital de Valdecilla como centro de referencia en esta especialidad para la comunidad autónoma.

Así, establece una atención primaria recíproca en localidades limítrofes de las dos regiones (el municipio de Valderredible, en Cantabria, y Quintanas de Hormiguera y Lastrilla, en Palencia), incluyendo las urgencias.

En el transporte sanitario, los centros coordinadores de las dos regiones se pondrán de acuerdo para la atención específica en cada situación.

Castilla y León y Cantabria ya han firmado acuerdos en distintos ámbitos pero este será su primer protocolo global, recordó Ángel Ibáñez, quien reconoció que ha estado «un tiempo atascado» y ahora espera que pueda cerrarse en unas semanas.

Es el único protocolo que tiene pendiente Castilla y León con las regiones fronterizas, nueve en total y, según Ibáñez, beneficiará a unas 15.000 personas, una cifra «sensiblemente importante».

Ibáñez destacó la necesidad de este tipo de acuerdos para que los habitantes de las zonas fronterizas cuenten con servicios adecuados que mejoren su calidad de vida y diluir así el llamado «efecto frontera».

Los pacientes del norte de Palencia y Burgos serán atendidos en Reinosa
Comentarios