jueves. 08.12.2022

Las pernoctaciones en alojamientos de turismo rural de Castilla y León cayeron un 58,66 por ciento en abril, mientras que el número de viajeros se redujo un 44,6 por ciento, según los datos recogidos en la Encuesta de Ocupación de Alojamientos Turísticos Extrahoteleros del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicada ayer.

En concreto, el número de pernoctaciones pasó de 176.868 en abril del año pasado a 73.117 en el mismo mes de 2013 y el volumen de viajeros, de 65.964 a 36.544, debido a la coincidencia este año de la Semana Santa en marzo. A pesar de esta evolución, Castilla y León se mantuvo en el cuarto mes del año como el destino preferido de los turistas que se decantaron por casas rurales y acaparó el 23,27 por ciento de los viajeros y el 19,32 por ciento de las pernoctaciones. Respecto a los primeros, tan sólo el 7,62 por ciento de los que utilizaron este tipo de alojamientos en abril en la Comunidad eran extranjeros(2.787 peronas), que ocuparon el 5,96 por ciento de las noches (4.362).

Bajón considerable

Por lo que respecta al conjunto de España, la cifra de pernoctaciones en casas rurales también descendió considerablemente en términos interanuales, aunque ligeramente menos que en Castilla y León, concretamente un 51,31 por ciento hasta las 378.350, mientras que el número de usuarios cayó un 43,27 por ciento, con 157.064 en total. Por su parte, la estancia media en la región fue de 2 días frente a los 2,41 del conjunto del país por término medio.

Las pernoctaciones rurales en la Comunidad caen más de la mitad y los viajeros un 44%
Comentarios