martes. 29.11.2022

El Plan Renove permitió sustituir casi 700 calderas en la autonomía

La Junta invirtió 224.000 euros que favorecen el ahorro energético y protegen el ambiente
                      Imagen de archivo de una caldera en León. RAMIRO
Imagen de archivo de una caldera en León. RAMIRO

La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Empleo e Industria, cerró la convocatoria Plan Renove de calderas y calentadores de 2021, con la concesión de ayudas económicas para la sustitución de estos aparatos en un total de 661 hogares de la Comunidad.

Con este plan, al que se destinaron este año 224.303 euros, la Junta pretende mejorar la seguridad de las viviendas, contribuir al ahorro energético de las familias y proteger el medio ambiente, informaron ayer fuentes de la Consejería de Empleo e Industria.

Las ayudas concedidas van dirigidas a financiar la sustitución de calderas y calentadores individuales de más de diez años de antigüedad, por otros de tecnologías más eficientes, de manera que los nuevos equipos —ya instalados— permitirán mejorar la confortabilidad térmica, ahorrar combustible, garantizar la seguridad de las viviendas y evitar las emisiones contaminantes al medio ambiente.

Una parte importante del parque de calderas y calentadores de agua domésticos de Castilla y León tiene una notable antigüedad, lo que supone un consumo de energía más elevado del que cabría esperar y un rendimiento energético menor.

Además, conlleva una mayor cantidad de emisiones a la atmósfera, y en el peor de los casos, si su mantenimiento es deficiente, pueden producir accidentes con consecuencias para las personas, los bienes y el medio ambiente. Esta línea de ayudas, gestionada por la Dirección General de Industria, pretende evitar estas situaciones y facilitar la renovación de los aparatos obsoletos en los hogares de la Comunidad, con la reducción del coste de la sustitución para los propietarios de las viviendas.

La convocatoria de este año contó con un presupuesto de 224.303 euros, mientras la cuantía individual de la subvención osciló entre los 150 y los 500 euros, en función de las características del equipo reemplazado.

Hay que tener en cuenta que una parte importante del parque de calderas y calentadores de agua domésticos de Castilla y León tiene una notable antigüedad, lo que supone un consumo de energía más elevado del que cabría esperar y un rendimiento energético menor. Además, conlleva una mayor cantidad de emisiones a la atmósfera, y en el peor de los casos, si su mantenimiento es deficiente, pueden producir accidentes con consecuencias para las personas, los bienes y el medio ambiente.

AYUDAS DE INDUSTRIA

Esta línea de ayudas, gestionada por la Dirección General de Industria, pretende evitar estas situaciones facilitar la renovación de los aparatos obsoletos en los hogares de la Comunidad, reduciendo el coste de la sustitución para los propietarios de las viviendas.

La convocatoria de este año ha contado con un presupuesto de 224.303 euros, mientras la cuantía individual de la subvención ha oscilado entre los 150 y los 500 euros, en función de las características del equipo reemplazado.

Otras comunidades, como Madrid, han cambiado su ordenanza y desde el 1 de enero estarán prohibidas las calderas de carbón en Madrid, según la nueva Ordenanza de Calidad del Aire y Sostenibilidad del Ayuntamiento.

El Plan Renove permitió sustituir casi 700 calderas en la autonomía
Comentarios