lunes. 03.10.2022
                      Alfonso Fernández Mañueco, ayer, en Valladolid. R. GARCÍA
Alfonso Fernández Mañueco, ayer, en Valladolid. R. GARCÍA

El PP ha reconocido este miércoles que sus opciones de pacto para gobernar Castilla y León en solitario se limitan ya a Vox y Soria Ya, aunque mantienen la vía abierta con la Unión del Pueblo Leonés en cuestiones que no tengan que ver con la autonomía de León, mientras que entiende que el resto de partidos se han «autodescartado» en la primera fase de los contactos.

El presidente de la Junta de Castilla y León en funciones y candidato del PP a la reelección, Alfonso Fernández Mañueco, ha afirmado en una rueda de prensa que mantiene el «objetivo» de un gobierno en solitario del PP, aunque ha matizado que en este momento de la negociación se centrará más en la negociación de los contenidos y no en la existencia o no de un gobierno de coalición con Vox, con el consiguiente reparto de cargos, incluida la Presidencia de las Cortes y la Vicepresidencia demandada por su potencial socio.

Tras mantener una reunión con el Comité de Dirección del PP de Castilla y León, Mañueco ha explicado que llamará para esta segunda ronda de contactos únicamente a los partidos que no se han «autoexcluido», como en su opinión han hecho «desgraciadamente» el PSOE, Unidas Podemos, Por Ávila y esa «incógnita» con la que ha comparado a Ciudadanos.

Ha manifestado que en esta nueva ronda va a «acercar posturas», con la premisa de evitar una nueva convocatoria de elecciones: «Descarto cualquier posibilidad de repetición electoral salvo que todos estén convencidos de ello, pero el PP va a poner toda la carne en el asador para evitar la posibilidad de la repetición electoral», ha dicho.

Mañueco ha expresado que es «optimista» sobre las posibilidades de alcanzar un acuerdo porque tiene «las manos libres para negociar» y la «mente abierta» a la negociación, aunque se ha resistido a manifestarse claramente sobre las demandas planteadas por Vox respecto a su entrada en el Ejecutivo y el acceso a la Presidencia de las Cortes. Esa puerta ni está abierta ni está cerrada», ha replicado sobre el gobierno de coalición con Vox. Mientras en otras jornadas Mañueco planteaba estas cuestiones directamente en su discurso inicial, hoy ha respondido que sí mantiene ese planteamiento pero supeditado a la negociación programática. «No puedo avanzar más» o «vamos a esperar a ver qué ocurre», ha resumido ante varias preguntas en este sentido.

Preguntado igualmente por si estas conversaciones le permiten augurar que el gobierno que pueda surgir de ellas será más o menos estable que el de la anterior legislatura con Cs, Mañueco ha incidido en que su decisión de romper el acuerdo y convocar elecciones también tenía otros componentes como la «lealtad», que «no hubiera procesos de moción de censura basados en tránsfugas» o «pactos oscuros a espaldas del gobierno», y ha concluido que la pérdida electoral del PSOE y Cs ha sido de 19 procuradores y la ganancia del PP de dos respecto a 2019.

SIN «ETIQUETAS» A VOX

«Me siento cómodo trabajando por y para las personas de Castilla y León», ha contestado al ser preguntado por si se sentía cómodo con un partido de extrema derecha, en referencia a la terminología utilizada este mismo miércoles por el eurodiputado y organizador del Congreso Extraordinario del PP, Esteban González Pons. «No soy una persona de poner etiquetas ni a formaciones políticas ni a personas. Mi objetivo y el mandato que tengo es claramente conseguir un acuerdo y estabilidad, el mejor programa para Castilla y León», ha resumido sobre las palabras de González Pons: «Él pone etiquetas, yo no las pongo», ha apostillado. Tampoco ha querido incidir respecto al posicionamiento de Vox en Andalucía sobre la acogida de refugiados de Ucrania, que en su opinión deben quedarse en países cercanos.

El PP centra ya sus opciones de pacto en CyL en Vox y Soria Ya
Comentarios