sábado 4/12/21

El presidente de las Cortes llama al orden sin vara ni aplausos

Luis Fuentes ha pedido esta semana a los procuradores que respeten los modales en sus enfrentamientos dialécticos en las Cortes
                      Luis Fuentes con Ana Sánchez. R. GARCÍA
Luis Fuentes con Ana Sánchez. R. GARCÍA

El presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes, ha desempolvado en los últimos días una de sus herramientas reglamentarias para controlar que ‘sus señorías’ se porten ‘bien’ en el Pleno: las llamadas al orden que anticipan una posible expulsión de la sesión (y no están las apretadas votaciones de esta legislatura como para perder efectivos).

Muchas de las situaciones que se viven en los debates de las Cortes de Castilla y León no llegan a las conversaciones de los ciudadanos en su día a día. Ya sean trascendentes discusiones sobre presupuestos, sanidad, educación, vivienda..., o sean cuestiones más anecdóticas y simbólicas, el hecho es que no llegan.

Con las redes sociales de por medio, estos últimos días varios episodios acontecidos en el Parlamento autonómico han mostrado que la tensión y polarización que se vive en la sociedad, al menos en esa parte de la misma que se dilucida en las pantallas de los móviles, se ha instalado en las salas del Legislativo y ha prendido entre miembros del Gobierno autonómico y de los grupos parlamentarios.

Comentarios personales

Dos han sido las situaciones más comentadas y arrimadas al ascua de cada partido en función de sus intereses. La primera ocurrió ante el Pleno, con la consejera de Empleo e Industria, Carlota Amigo, apelando a la vida personal de una procuradora para dirimir un debate parlamentario y la segunda en una comisión —una comparecencia de la propia Amigo—, donde justo al acabar el enfrentamiento verbal entre los procuradores Pedro González (PSOE) y Alberto Castro (PP), las imágenes sin audio de la señal institucional mostraron como el socialista se dirigió hacia su interlocutor con aparente intención de enfrentarse físicamente a él.

Con estos antecedentes, pero también con otros como los «insultos» entre procuradores en los pasillos —reprochados por los propios grupos— y con denuncias de varias parlamentarias del PSOE en los juzgados contra una procuradora de Cs por injurias y calumnias, el ambiente en las Cortes está cargado.

En la última reunión de la Mesa y la Junta de Portavoces del Parlamento autonómico, su presidente pidió a los grupos «mesura» para reconducir la situación, pero a la vez, internamente, parece que ha cambiado el ‘chip’ para tratar de controlar más lo que ocurre en el Pleno, con mayor o menor éxito en la sesión desarrollada el martes y el miércoles pasado.

Fue un Pleno movido, con intercambios de reproches duros, con interrupciones, con carcajadas malévolas y con aplausos anticipados que molestaron a Fuentes, quien, como hacen los árbitros en el fútbol con las tarjetas amarillas, marcó desde el inicio de la sesión que el umbral de las llamadas al orden estaba más bajo de lo habitual.

Socialistas como Ana Sánchez y Patricia Gómez, pero también el portavoz del PP, Raúl de la Hoz, y el portavoz de la UPL, Luis Mariano Santos, fueron algunos de los que probaron las ‘tarjetas amarillas’ en distintos momentos de la sesión.

Sin duda, uno de los momentos más tensos se produjo en las votaciones de las proposiciones no de ley, con los socialistas sorprendidos gratamente con que varias iniciativas salieran adelante, alguna de ellas gracias a un error en la votación de una procuradora del PP (reversión del Hubu), lo que generó tensión. «Vaya panda...», se oyó decir a la socialista Ana Sánchez sobre el mencionado error.

LA VARA

De hecho, el presidente de las Cortes se enfadó porque la bancada socialista comenzó a aplaudir cuando aún estaba informando a la Cámara del resultado de la votación. Mirando fijamente a los socialistas preguntó: «¿Pero no se están dando cuenta de que se está retransmitiendo y lo está viendo todo el mundo, la falta de respeto absoluta que tienen ustedes con respecto a esta Presidencia?», a lo que siguieron varios segundos de tenso silencio.

Tras este episodio y con el último punto del orden del día aún pendiente de debate, el presidente pidió al secretario primero de la Mesa, el socialista José Francisco Martín, quien tiró de sorna para, entre risas por lo ocurrido en la votación, leer el tenor del siguiente asunto del Pleno: el techo de gasto. «Esto es muy serio», llegó a gritar Fuentes, a quien en otro momento, desde cerca, uno de sus compañeros de la Mesa recomendaba métodos más drásticos, como «la vara». «Saca la vara...», se llegó a escuchar en la retransmisión institucional del Pleno, sin poder distinguir quién hacía esa sugerencia.

Y tras un debate del techo de gasto en el que se intercambiaron los habituales argumentos económicos y presupuestarios, el punto y final llegó, como no podía ser de otra forma, con una llamada al orden, en este caso al portavoz del PP, Raúl de la Hoz, quien se quejó desde su escaño del tiempo empleado por el representante de Podemos, Pablo Fernández, cortado en su intervención al denunciar la «chulería» de su oponente.

Superado ese rifirrafe final y superado el escollo de la votación del techo de gasto con los apoyos del PP, Cs y Por Ávila, el presidente levantó la sesión, pero, sorprendido tras una sesión plenaria cargada de aplausos, ‘preguntó a sus señorías’: «¿No vais a aplaudir?».

El presidente de las Cortes llama al orden sin vara ni aplausos
Comentarios