martes. 05.07.2022

Los pueblos afectados por el vaciado del embalse de Ricobayo, en la provincia de Zamora, marcharon ayer contra Iberdrola por la situación del pantano, que se encuentra actualmente en torno al 11 por ciento de su capacidad por decisión de la empresa, que alega razones de interés general para producir luz y para prolongar esa circunstancia.

En torno a un millar de habitantes de los 19 municipios perjudicados se manifestó en Palacios del Pan para pedir responsabilidades y exigir compensaciones.

La marcha partió desde la plaza Mayor de la localidad y recorrió el kilómetro aproximado que separa este punto del lugar donde estaba ubicado Palacios del Pan antes de la construcción del embalse. La localidad se tuvo que trasladar en el año 1935, antes de que el agua anegara ese emplazamiento.

Allí, la encargada de tomar la palabra fue la alcaldesa de Palacios del Pan, Lidia Pechero, que recordó a los pueblos inundados por los embalses, representados en la zona mediante un improvisado cementerio con cruces en las que rezaban los nombres de cada localidad sumergida junto a la fecha en la que desaparecieron.

Pechero subrayó aquí el «sacrificio» realizado en su día por los habitantes de estos pueblos, insistió en la necesidad de que Iberdrola tome medidas al respecto y abogó por continuar con la lucha para que se cumplan las reivindicaciones de las localidades afectadas, que entienden que se han visto dañadas desde el prisma medioambiental y económico.

Los afectados recuerdan que la presencia del embalse en el entorno de estas localidades favorece el ocio en la zona durante el verano, e incluso permite la existencia de algunos negocios vinculados al pantano que este año han visto frustrada su actividad.

El secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, instó a acabar con el «aprovechamiento salvaje de los recursos naturales».

Los pueblos del pantano de Ricobayo denuncian que «secan» la provincia