miércoles. 17.08.2022

La técnico de extinción de incendios del operativo de la Junta de Castilla y León Teresa Mompín, ha asegurado este martes que la situación que se está dando este verano «no tiene precedentes» y tras los grandes incendios sufridos en lo que va de campaña, ha augurado que «no va a ser un año fácil». «Tenemos una gran anomalía en toda Europa, con una violencia de los incendios monstruosa», ha subrayado Mompín en declaraciones a los medios de comunicación realizadas desde el Puesto de Mando Avanzado del incendio de Cebrero, tras lo que ha recalcado que los operativos están «al límite» de sus capacidades, pues lo que están sufriendo este año «no tiene precedentes». «Me temo que no va a ser un año fácil, tenemos un estado de la vegetación como nunca he conocido y llevo más de 20 años en esta profesión», ha sentenciado la técnico.

Preguntada sobre la posibilidad de elevar a nivel 3 incendios de especial virulencia como el de Losacio en Zamora, la técnico de la Junta ha explicado que se trataría de una situación excepcional que no se ha dado hasta ahora, ya que supondría que el Gobierno central asumiera las competencias en materia de extinción que actualmente compete a las comunidades autónomas. «El nivel dos se aplica a incendios de especial gravedad por afección a personas o cortes de carreteras», ha recordado y ha añadido que el nivel 3 «no se ha aplicado nunca en España», hasta donde ella recuerda, y ha advertido que con los medios tanto de la Junta como del Ministerio y de la Unidad Militar de Emergencias movilizados en estos fuegos el elevar esta declaración no cree que «resolviese mucho».

«El problema es la anomalía meteorológica, la naturaleza a veces se impone», ha sentenciado la técnico de extinción, quien defiende que la labor de los operativos ante esas situaciones es tratar de «paliar los daños más graves hasta que pase».

«Lo que estamos sufriendo no tiene precedentes, no va a ser un año fácil»
Comentarios