lunes 06.04.2020

Renault España presenta un Erte para los diez mil empleados de Valladolid y Palencia

La compañía prevé que la actividad comercial se reactive de forma rápida cuando se acabe la crisis sanitaria
Imagen de la planta de Renault ubicada en la ciudad de Valladolid.
Imagen de la planta de Renault ubicada en la ciudad de Valladolid.

El sector del automóvil no levanta cabeza. A la crisis que arrastra desde hace ya unos cuantos meses, con fuertes caídas en la venta de turismos por la incertidumbre en torno al diésel, se le suman ahora los efectos del coronavirus, que ha obligado a paralizar prácticamente toda la producción y cerrar todos los puntos de venta. Por eso, en la industria se suceden los Erte, el último de ellos el anunciado este lunes por Renault, que afectará a a 11.649 empleados de los 14.000 que tiene en España, según informaron fuentes del grupo francés.

A comienzos de la semana pasada, el fabricante automovilístico decidió parar la producción de sus cuatro plantas en España (dos en Valladolid, una en Palencia y otra Sevilla) durante el estado de alarma por el Covid-19 y anunció su intención de aplicar un Erte que afectaría a la práctica totalidad de las plantillas. Ahora se negocia excluir a entre 300 y 350 personas con el objetivo de mantener un mínimo de actividad, «aunque las cifras exactas cambian día a día», según fuentes cercanas a la negociación.

Por otro lado, ya hay cifras del impacto que ha tenido en este sector la primera semana de cuarentena: las matriculaciones de turismos y todoterrenos se desplomaron un 85,3%, mientras que el consumo de combustibles de automoción cayó un 41% y los de aviación aún más: un 64%, algo lógico puesto que los españoles no pueden salir de casa salvo para ir a trabajar o casos de urgente necesidad y los puntos de venta de coches han cerrado sus puertas durante esta cuarentena.

Concretamente, en esta primera primera semana se vendieron apenas 4.169 unidades, que corresponden a operaciones que ya se habían cerrado con anterioridad, por lo que ya estaban pagadas o cuya financiación había sido abonada y de las que solo quedaba pendiente su matriculación, según datos facilitados este lunes por la consultora MSI para Faconauto.

Reducción drástica de ventas

Entre el 16 y el 22 de marzo, las entregas en el canal de clientes particulares se situaron en 2.457 unidades, un 81,3% menos, mientras que las firmas de alquiler compraron 340 unidades, un 95,1% menos. Por su parte, las matriculaciones entre las empresas se situaron en 1.372 unidades durante la primera semana completa desde la declaración de estado de alarma, lo que representa una caída del 83,5% respecto a dichos días de 2019.

En lo que va de marzo, las ventas de automóviles en España acumulan un retroceso del 35,8%, con un volumen de 41.565 unidades. Cabe destacar que el canal de particulares acumula ya, si se incluye marzo, un mes perdido, 18 meses consecutivos de caídas con la excepción del pasado mes de septiembre. Desplome de los carburantes Y, lógicamente, esta cuarentena tiene efecto directo en el consumo de combustible, puesto que el quedarse en casa implica una reducción drástica de los desplazamientos Así, el consumo de combustibles de automoción ha caído un 41% en esta semana de confinamiento, mientras que mayor es el desplome de los de aviación: un 64%, según datos de la Compañía Logística de Hidrocarburos. En concreto, las salidas de gasolinas descendieron un 56% durante la semana del 16 al 22 de marzo, frente a la misma semana del año pasado, y las de gasóleo A un 37,8%. Más agudizado fue todavía el descenso en las salidas de carburantes de aviación, uno de los sectores más impactados por la crisis del ‘Covid-19’, que se desplomaron un 63,8%.

Renault España presenta un Erte para los diez mil empleados de Valladolid y Palencia