miércoles 18/5/22

Los gritos de «¡Viva España!» y «¡Viva el rey!» se embriscaron con exigencias de dimisión y un recordatorio de los muertos por la pandemia, invectivas que tenían como destinatario al presidente del Gobierno mientras se organizaba la foto oficial. En la Plaza Mayor de Salamanca, con poco público en una mañana laborable, con la ciudad acotada y a una hora muy temprana, Felipe VI hizo un gesto a modo de saludo y logró que los insultos a Pedro Sánchez se transmutaran en aplausos para él. Apenas una tregua.

Para entonces ya se había decidido que no habría paseíllo desde la Plaza Mayor hasta el convento de San Esteban. Apenas trescientos metros cuesta abajo en los que Fernández Mañueco habría querido hacer un pequeño tour turístico para presumir de ciudad. No hubo lugar. Los coches oficiales recorrieron el tramo hasta el convento, donde el prior de los dominicos, Rafael González Blanco, salió a recibir a las autoridades.

Comenzaba la reunión previa de los presidentes autonómicos, ministros y el presidente del Gobierno con el rey, Felipe VI. A partir de ahí, el protocolo dejaba paso al trabajo, aunque la jornada a puerta cerrada no evitó que volvieran a escucharse gritos y quejas en el exterior. Esta vez, de los manifestantes de la Unión Sindical de Castilla y León. Ecos que difícilmente traspasarían los muros de piedra del convento.

El dinero y las vacunas suavizaron un encuentro de seis horas en el que siete comunidades reclaman fondos en función de habitantes. «Ha acabado con un aplauso enfervorizado», dijo el presidente cántabro Miguel Angel Revilla. A su lado estaban Núñez Feijóo y López Miras, dos de los mandatarios populares que participaron en la ovación y contribuyeron a esa sensación de que Pedro Sánchez había podido sortear la crispación previa. No es que todo fluyera sin críticas o reivindicaciones, pero el anuncio de que el 55% de los fondos europeos los gestionarán las comunidades autónomas dejó a los presidentes satisfechos. 54.000 millones de euros y 3,5 millones de dosis. Fueron las cifras mágicas que suavizaron el ambiente. Galicia, Asturias y Cantabria, en el norte, se unen a Castilla y León, Castilla La Mancha, Aragón y Extremadura en que la financiación sea por número de habitantes y por dónde viven.

El saludo del rey transmuta los abucheos e insultos a Sánchez en aplausos hacia el monarca