viernes. 27.01.2023

Vox respladó las medidas ‘provida’ anunciadas por su vicepresidente en Castilla y León, Juan García-Gallardo, y reivindicó que fueron «consensuadas» en el seno del Gobierno autonómico, pero evitó ahondar en la polémica con el Partido Popular aunque avisó de que Vox no dará «un paso atrás».

Tras la polémica generada por las medidas aprobadas por el Gobierno de Castilla y León para evitar abortos, el secretario general de Vox, Ignacio Garriga, dijo ayer que se trata de políticas incluidas en el ADN de Vox y parte de sus compromisos electorales.

«No vamos a dar un paso atrás, vamos a seguir perseverando en todo lo que dijimos en campaña y los compromisos suscritos en Castilla y León», sostuvo Garriga en rueda de prensa en la sede nacional del partido, que ha subrayado que hace «bandera de la coherencia» como «santo y seña» del partido. «No vamos a dar ni un paso atrás y no vamos a arriar ninguna de las banderas que nos han traído aquí», avisó.

Garriga dijo además que «no hay discrepancia» en el Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco y recordó que García-Gallardo anunció las medidas sentado junto al portavoz del Ejecutivo regional, del PP. «Es una decisión consensuada, que estaba previsto tomar y entra dentro de la normalidad de los pactos», resumió.

El PP intentó ayer dar carpetazo a la polémica pese a que el nuevo portavoz de campaña electoral del PP, Borja Sémper, elevó el tono contra Vox y le acusó de ser «un chollo para el Gobierno».

Desde Génova 13, se zanjó el asunto. Mañueco ha sido «rotundo y contundente al negar cambios en ese protocolo, dijo Sémper.

Del silencio de Vox al carpetazo de Génova
Comentarios