viernes 14/8/20

Los territorios más despoblados se plantan y exigen medidas ya

Piden bonificaciones en las ayudas europeas y una reducción del 20% de la Seguridad Social
Javier Lambán, Alfonso Fernandez Mañueco y Emiliano Garcia-Page ayer, en la reunión que han mantenido en Soria. WILFREDO GARCÍA
Javier Lambán, Alfonso Fernandez Mañueco y Emiliano Garcia-Page ayer, en la reunión que han mantenido en Soria. WILFREDO GARCÍA

Las comunidades de Castilla y León, Castilla-La Mancha y Aragón, las más afectadas por la despoblación en España, cuentan ya con tres provincias, Soria, Cuenca y Teruel, con una densidad de menos de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, un problema para el que no llegan soluciones y al que han decidido plantarse para exigir al Gobierno y a Europa consecuencias y menos discursos.

Los presidentes autonómicos de Castilla y León, Castilla-La Mancha y Aragón, Alfonso Fernández Mañueco (PP), Emiliano García Page (PSOE) y Javier Lambán (PSOE), han rubricado ayer en Soria el documento de la declaración de zonas más desfavorecidas para Cuenca, Teruel y Soria que permita acceder a distintas bonificaciones en las ayudas europeas o incluso una reducción de hasta el 20 por ciento de la cuota de la Seguridad Social.

Los tres presidentes autonómicos han coincidido en señalar la necesidad imperiosa de que la despoblación sea un tema de Estado que debe tener «consecuencias» inmediatas para mejorar las prestaciones de servicios en estas zonas y han anunciado que en los próximos meses se sumarán otras ocho comunidades en esta exigencia europea en la lucha contra la despoblación. Y han urgido a acometer una reforma de la financiación autonómica estancada desde 2014.

Las provincias de Cuenca, Teruel y Soria se han convertido en la zona cero de la despoblación en España. Según datos oficiales del INE, Cuenca tiene 199.828 habitantes, Teruel, 133.291 y Soria, 89.912. Las tres provincias tienen las densidades de población más bajas de España, situándose en Teruel y Soria por debajo de los diez habitantes por kilómetro cuadrado y en Cuenca levemente por encima. En consecuencia, estas provincias enclavadas en torno al sistema ibérico, con muchos municipios por encima de los mil metros de altitud, es uno de los mayores desiertos demográficos del continente europeo.

Ante esta situación, estos presidentes autonómicos, dos del PSOE y uno del PP, han querido lanzar un mensaje claro al Gobierno central y a la Unión Europea de que se ha acabado el tiempo de los discursos y ha llegado la hora de las medidas concretas, «del trigo», tal y como ha señalado el presidente de Castilla La Mancha.

García Page ha declarado que el documento encierra muchos más mensajes de lo que pudieran expresarse en tres folios, porque el concepto de despoblación «no es una moda» y si alguien piensa que pudiera ser una circunstancia para que todos los partidos hablarán de ello en campaña electoral, «este acto pone de manifiesto que no lo va a ser». Y ha señalado que están determinados, desde la garantía de ser de diferentes partidos, a hacerse escuchar.

UN PLAN A GRAN ESCALA

García Pague ha avanzado que convocarán hasta ocho comunidades autónomas, «la abrumadora mayoría del país», para abordar esta situación.

«No parece razonable que una persona con miles de votos pueda decidir por 44 millones, como nos está llevando el micromapa político instalado en Parlamento», ha lamentado, en referencia al peso en el Congreso de partidos nacionalistas e independentistas.

«Es legítimo pedir la independencia, como lo es pedir la igualdad de derechos para todos», dijo Page, al tiempo que ha advertido del peligro de guardar silencio en estas situaciones.

García Pague ha resaltado que el documento firmado tiene que tener consecuencias en la política del Gobierno de España y en su interlocución con Europa y ha añadido que este acuerdo es de largo recorrido y tiene que mediatizar el debate parlamentario y el reparto de los presupuestos.

Incluso, aunque ha considerado que siempre se consiguen más cosas por las buenas, ha dicho que no descarta recurrir al Tribunal Constitucional «si se toman decisiones en Madrid que no garanticen igualdad».

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha asegurado que los que militan en el cumplimiento del espíritu de la Constitución y entienden la unidad de España como un bien político en sí mismo y como igualdad de derechos, entienden la revitalización del medio rural como una política de Estado de primera magnitud.

«La revitalización del medio rural y la financiación autonómica son las dos caras de una misma moneda», ha aseverado.

«La UE empieza a abrir la puerta y reclamamos que se abra del todo para que se flexibilice el ámbito de aplicación para que una comarca, y no toda una provincia, se pueda beneficiar de exenciones fiscales», ha apuntado. Además ha reclamado la reforma de la financiación municipal, por ser incomprensible que los millones retenidos a los ayuntamientos es incomprensible que no se liberen de una vez para abordar medidas contra la Covid.

Lambán ha subrayado que por encima de la ideología, hacer España desde el sentido común es más fácil en las autonomías que en el reíno de España, en Madrid.

SORIA COMO SÍMBOLO

El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha señalado que Soria es el centro de la defensa de la España despoblada y de las oportunidades.

«Para la Junta, Soria es un símbolo. Se apostó por un plan de dinamización que está dando buenos resultados. Se ha hecho una inversión publica de 90 millones», que ha permitido en el último año frenar la tendencia de pérdida de despoblación «pero la crisis del coronavirus trastoca la tendencia positiva», ha lamentado.

Fernández Mañueco, que ha señalado que el Gobierno tendrá a la Junta como mejor valedor en la defensa de la PAC, ha avanzado que retomarán las reuniones del foro, con una agenda en la que se abordará la financiación autonómica, para garantizar la igualdad en la prestación de servicios públicos.

«Lo tenemos que afrontar entre todos. La sanidad en estos momentos debe salir fuera de la confrontación partidaria y entre instituciones», ha demandado.

Fernández Mañueco ha subrayado que las comunidades tienen mucho que decir y aportar, porque han demostrado que la España de las autonomías ha sido la que ha servido de parapeto en la pandemia.

Además ha señalado que coinciden en hacer de España un país mejor, desde sus competencias, y que desde el diálogo y la concordia es más fácil conseguir las cosas y apuestan por políticas para crecer como sociedad.

Fernández Mañueco ha asegurado que estarán vigilantes para que desde el Gobierno de España se hagan las gestiones oportunas ante Europa para que Soria, Cuenca y Teruel reciban el tratamiento especial y «revertir» su tendencia poblacional.

El presidente de la Junta de Castilla y León ha asegurado que es fundamental convocar dos órganos fundamentales de diálogo, como el consejo de política fiscal y financiera, para pactar los criterios entre todos, y el consejo interterritorial del reto demográfico.

Los territorios más despoblados se plantan y exigen medidas ya