martes 31.03.2020

El Toro de la Vega sufre, según un informe de veterinarios abolicionistas

La Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal (Avatma) ha enviado al alcalde de Tordesillas, José Antonio González Poncela, un informe científico que explica que el astado que suele utilizarse en el Torneo del Toro de la Vega sufre en este festejo.

El Toro de la Vega se celebra anualmente en Tordesillas desde la Edad Media con la muerte de un morlaco tras ser alanceado. Este año se celebrará mañana martes y el astado elegido es ‘Rompesuelas’, de 640 kilos, mulato en tostado y nacido en diciembre de 2009.

Después de que González Poncela asegurara en televisión que «el toro siente dolor, pero no sufre», la Avatma le ha remitido un informe en el que, según afirmó hoy esta asociación, explica «de manera objetiva y contrastada» que ‘Rompesuelas’ será sometido mañana a un «intenso padecimiento».

«El animal comenzará a soportar estrés, miedo y angustia desde el mismo momento que sea separado de su manada en la ganadería, que se acentuarán con las terribles condiciones del transporte (a oscuras, sin posibilidad de moverse, tumbarse ni darse la vuelta, sin descansos, sin ser alimentado y sin acceso al agua de bebida), lo que le provocarán un enorme sufrimiento y pérdidas de peso que pueden alcanzar hasta los 50 kilos», explicó el presidente de la Avatma, José Enrique Zaldívar.

Zaldívar añadió que, una vez que ‘Rompesuelas’ recorra el tramo hasta donde será alanceado, «se le va a exigir un enorme ejercicio físico para el que un rumiante no está preparado, provocando lo que en medicina y veterinaria se conoce como acidosis metabólica, claro marcador de sufrimiento en los bóvidos».

«Este trastorno da lugar a alteraciones cardiovasculares, cerebrales (obnubilación, confusión) y respiratorias que hacen que el animal, conforme avanza el torneo, acabe exhausto y agotado, con importantes lesiones musculares y un intenso dolor a nivel del aparato locomotor», apuntó.

Este veterinario señaló que, «si al final del torneo se le hiciera a este toro una analítica sanguínea, nos encontraríamos con que ningún parámetro estará en valores fisiológicos: el recuento de células hemáticas será anormal y los marcadores de la función muscular, hepática y renal estarán alterados.

El Toro de la Vega sufre, según un informe de veterinarios abolicionistas