sábado. 13.08.2022

Un vehículo normal que no lo es: el coche autónomo ya se pasea por Ávila

La muralla y las calles de esta ciudad han sido testigos del primer viaje urbano del vehículo
                      Imagen del coche autónomo que ayer circuló por la ciudad de Ávila. RAÚL SANCHIDRIÁN
Imagen del coche autónomo que ayer circuló por la ciudad de Ávila. RAÚL SANCHIDRIÁN

Un vehículo aparentemente normal, con todo aquello que caracteriza a un coche, pero que en realidad no tiene nada que ver. Se trata del primer coche autónomo, desarrollado íntegramente en España y de nivel 4, que es en el que el sistema realiza todos los aspectos de la conducción incluso si el conductor humano no responde adecuadamente. Y este martes se ha dado su primer paseo por Ávila.

La muralla y las calles de esta ciudad patrimonio de la humanidad han sido testigos del primer viaje urbano de este vehículo después de cuatro años de intenso trabajo en el Centro de Experimentación de Seguridad Vial (Cesvimap) de Mapfre, en colaboración con la Universidad Politécnica de Madrid y la Universidad Carlos III.

Los sensores que lleva el vehículo generan una nube de puntos que va detectando obstáculos en entornos cercanos y medios que se fusionan en espacio y tiempo para tener un plano, el cual, a su vez, se combina con una imagen de la cámara que lleva instalada.

Toda esta información se procesa mediante algoritmos y se genera un mapa semántico que colorea cada zona de un color distinto, distinguiendo calzadas, de aceras, farolas y personas, y generando algoritmos en un ordenador, que es el que toma las decisiones.

Aunque en un vehículo autónomo nivel 4 el conductor siempre puede tener el control, su funcionamiento puede ser perfectamente autónomo por las zonas para las que ha sido programado gracias a los sensores que lleva instalado. Este sería el resumen de este avance tecnológico que permite a este coche realizar un viaje Madrid-Barcelona, si bien al llegar a la Ciudad Condal debería hacerse con los mandos el conductor como si se tratara de un vehículo normal.

El director general del Cesvimap, José María Cancer, ha subrayado el trabajo realizado con ambas instituciones académicas para desarrollar este vehículo como una «plataforma tecnológica en la que ir probando diferentes tipologías de sensores, de ‘software’ y versiones actualizadas que permitan que su conducción sea cada vez más robusta».

Este proyecto que «no tiene fin», ha recibido, entre otros reconocimientos, el segundo premio en el Dubai World Congress y desde entonces se ha ido perfeccionando el vehículo con más sensores, pruebas y con un algoritmo de programación mucho más avanzado.

Sin poder determinar cuándo los vehículos autónomos poblarán las calles, el director general de Cesvimap ha explicado que el nivel 4 supone que el coche puesto a prueba este martes en Ávila «lleva volante y pedales», porque aún «no está preparado para moverse en cualquier circunstancia». Este coche autónomo sirve para seguir investigando y mejorar la conducción autónoma, ya que el paso al nivel 5, en el que la automatización es total y ya no es necesario el volante ni los pedales, «abre una serie de incertidumbres» desde el punto de vista de la seguridad vial.

Un vehículo normal que no lo es: el coche autónomo ya se pasea por Ávila