jueves 20.02.2020

«Vengo a dar esperanza a los pueblos de la España vacía»

Dubravka Suica (Dubrovnik, 62 años) vino por primera vez a España en 1974 en un viaje de estudios, cuando era una adolescente y su país, Croacia, formaba parte de Yugoslavia. En estos últimos 46 años, Suica, hija de una familia muy modesta y licenciada en Humanidades y Ciencias Sociales, ha visto cómo su vida ha dado un giro espectacular: maestra de instituto, profesora universitaria, la primera alcaldesa de esa perla amurallada del Adriático llamada Dubrovnik, eurodiputada desde 2013 y vicepresidenta de la Comisión Europea de Democracia y Demografía, una cartera de nueva creación que depende directamente de la presidenta Ursula von der Leyen.

En este casi medio siglo también ha cambiado, pero a peor, la vida de la España rural: se ha acentuado la sangría de la despoblación y se han cerrado empresas y escuelas ante la indiferencia de las administraciones. Suica es la política de mayor rango en la UE para tratar de revertir esta situación. Ayer conoció por primera vez los problemas de la España vacía en un cara a cara en Valladolid con alcaldes de Castilla y León.

Suica toma nota para redactar un documento que quiere tener listo en marzo con una batería de medidas («una caja de herramientas», lo llama ella), de modo que cada localidad escoja las que mejor le pueden encajar.

—¿Qué propone para llenar la España vacía?

—La esperanza de vida en España, 83 años, es la mayor de Europa. Por eso queremos implementar lo que llamamos ‘Silver economy’ (silver significa en inglés plata, en referencia al cabello plateado de nuestros mayores), que pasa por el envejecimiento activo.

—En muchos pueblos españoles se quejan de que ni siquiera tienen internet, algo básico para emprender y poner en marcha una nueva empresa.

—El reto digital es una de las prioridades. Tenemos que hacer llegar la banda ancha e internet a cada pequeño pueblo de la UE.

—¿Cree que los pueblos sienten que hay indiferencia hacia ellos en las instituciones?

—No lo sé. Yo le puedo decir que en absoluto hay indiferencia. Todos queremos ayudar.

—¿Qué va a decir a esos alcaldes de la España vacía o vaciada?

—Quiero darles esperanza en el futuro y creo que después de mi visita van a tener más esperanza. Pregúnteles después.

«Vengo a dar esperanza a los pueblos de la España vacía»