viernes. 27.01.2023

El aeródromo leonés lleva años perdiendo vuelos, pasajeros, destinos… oportunidades. En seis años ha pasado de tener 4.031 vuelos regulares a los 696 de 2013, lo que supone una reducción del 82%. Del mismo modo, el número de viajeros también ha descendido drásticamente: de los 120.729 pasajeros a los sólo 28.695 del pasado año. Es decir, ha disminuido un 76% en estos años.

El presidente del Círculo Empresarial Leonés (CEL), Emilio de la Puente, tilda los datos de «negativos y preocupantes» y culpa a la situación económica y empresarial de parálisis general. También menciona la competencia de medios de transporte como el AVE, el fallido intento de la compañía Good Fly y las políticas poco efectivas de promoción turística como responsables de los resultados que arroja Aena.

Eso sí, la situación actual del aeropuerto está marcada por la salida de la Junta de todos los consorcios y por el desplante de la aerolínea burgalesa Good Fly, que el pasado verano canceló varios vuelos dejando en tierra a cientos de pasajeros. La respuesta del Consorcio no se hizo esperar y emprendió acciones legales para resarcirse de los perjuicios económicos –41.000 euros se gastó en fletar tres aviones– y reclamar la devolución de la fianza de 24.000 euros por incumplimiento de contrato.

En este contexto, la presidenta del Consorcio, Isabel Carrasco, señala que «la intención» es seguir impulsando vuelos para revitalizar el aeródromo leonés. «Estamos abiertos a todas aquellas iniciativas que permitan atraer más vuelos, como la propuesta del Club de Viajes de las agencias que han visto cómo la unión hace la fuerza».

La Virgen pierde 8 de cada 10 vuelos
Comentarios