jueves 26/11/20

5 consejos sencillos para combatir el dolor de espalda

5 consejos sencillos para combatir el dolor de espalda
5 consejos sencillos para combatir el dolor de espalda

¿Alguna vez te has despertado con una fuerte molestia lumbar? El dolor de espalda es una de las condiciones más incapacitantes y principal causa de ausentismo laboral, no solo en España, sino a nivel global. Más de la mitad de la población en edad de trabajar padece lumbalgias y al menos el 86% de los afectados afirman que sus dolencias se agravan de manera progresiva debido a las condiciones de trabajo y el estrés.

De hecho, un informe del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo indica que el porcentaje de aquejados por dolor de espalda crónico se sitúa en un 50,3%, con prevalencia en las mujeres. Estos datos concuerdan con los de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que estima que el 80% de la población padece algún problema de espalda. Ya sea ciática, lumbago, pinzamientos o contracturas, a todos nos ha pasado y no solo como resultado de la agitada vida laboral, sino incluso desde la época de estudiantes, pasando por el embarazo y esos episodios de gran tensión en la vida, que son inevitables.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Así que, si te duele la espalda, despreocúpate, porque no estás solo en esto. Las molestias lumbares encabezan la lista de los problemas de salud crónicos entre españoles, incidiendo en el 18,6% de la población. Y pese a que los dolores reumáticos son considerados como afecciones menores, sin mayor trascendencia a largo plazo, sí pueden afectar notablemente tu calidad de vida al impedirte realizar muchas de tus actividades cotidianas. Por esta razón, un diagnóstico a tiempo puede mejorar tus expectativas. Entre los factores de riesgo más comunes que aducen los especialistas se encuentran:

Condición física. Si padeces sobrepeso u obesidad, o simplemente no eres muy afecto a las rutinas de gimnasio, puede que este sea el origen de tu problema. Los músculos de tu espalda necesitan fortalecerse y el deporte es la única manera de lograrlo. Numerosos estudios han determinado que las molestias lumbares son más recurrentes entre las personas que llevan una vida sedentaria, pero también entre quienes han realizado actividades físicas de alta intensidad y después caen en períodos largos de inactividad.

Esfuerzo laboral. Es muy bueno que seas un trabajador esforzado y un profesional siempre dispuesto a trabajar horas extra. ¡Eso habla muy bien de ti! Sin embargo, debes recordar que lo primero en tu vida siempre debe ser tu salud y someter a tu cuerpo a un esfuerzo desmedido puede traerte consecuencias graves. Ten presente, de igual modo, que el mercado laboral es una fuerza en constante movimiento y cada puesto de empleo puede ser ocupado por un nuevo postulante que sea más joven y cobre menos; pero, tu bienestar y el tiempo de calidad que pasas con tu familia simplemente no se recuperan.

Estrés y mala postura. La ansiedad, la depresión y el estrés son los ingredientes para una receta perfecta de enfermedades y envejecimiento prematuro. Desde luego, sortear esos sentimientos no siempre es fácil, especialmente cuando tantos ámbitos de tu vida dependen de ti y demandan tu atención inmediata: tu pareja, tus hijos, el trabajo, ese negocio que quieres emprender… En fin, el adulto millennial tiene muchas cargas encima, pero está en ti encontrar la manera de que no te afecte y que no invada tu estado anímico. Además, las malas posturas en el trabajo, que muchas veces son producto del afán y la concentración, también incrementan el riesgo de padecer dolores lumbares.

Edad. Las molestias en la espalda pueden ser producto de tu edad, si ya has llegado a una etapa de tu vida en la que deberías descansar, pero sigues trabajando como si tuvieras veinte. ¡Tómate un respiro! Y también sería conveniente que consultes con un experto en ortopedia online o que adquieras productos terapéuticos de probada efectividad que te ayuden a paliar los síntomas y mejorar tu calidad de vida en más de un sentido.

¿Cómo hacer frente al dolor de espalda?

No tienes que vivir con esas molestias constantes, tratando de hallar una posición conveniente para dormir cada noche, sufriendo al conducir o tratando de soportar en la silla de tu oficina. Hay más de una manera de sobrellevar lo que te está ocurriendo. Si has realizado un mal movimiento, has levantado cargas muy pesadas o sufriste un accidente, lo mejor es que agendes una cita médica. Pero, si tus molestias son de leves a moderadas y quieres evitar que esto se convierta en un problema crónico, en este artículo compartimos contigo algunos consejos útiles que puedes probar para aliviar tu malestar.

·         Mantente activo. A pesar de que sientas dolor, lo mejor es hacer ejercicio. Sal a caminar con tu pareja o con un amigo y notarás que el tiempo pasa volando. Recuerda que tu espalda está diseñada para moverse, pero necesita firmeza. Incluso puedes hacer pequeños estiramientos mientras paseas a tu perro, cocinas o mientras está en el trabajo. Por supuesto, no olvides llevar mascarillas FFP2 contigo, sobre todo si laboras en el sector salud o estás en contacto con el público.

·         Terapia de frío y calor. Cada noche, después de llegar a casa, prepara compresas frías y calientes y trata de alternarlas en tu espalda, justo en el foco de dolor. Esta técnica resulta especialmente efectiva si has sufrido una lesión o una contractura, dentro de las 48 horas siguientes al suceso, ya que ayuda a reducir la inflamación. Si el dolor persiste, consulta con un especialista y no te automediques.

·         Reeduca tu postura. No muchas personas tienen el hábito de sentarse erguidas y de usar todo el respaldar de su asiento y, si tú te cuentas entre ellas, es momento de que trabajes en desarrollar nuevos y mejores hábitos posturales. La altura idónea de la silla es aquella en la que, cuando apoyas tus manos sobre el teclado del ordenador, existe un ángulo recto de 90° entre el brazo y el antebrazo.

·         Evita los tacones. Sí, son muy lindos, te lucen y ayudan a lograr ese aspecto elegante que tanto te gusta, pero, si sufres de dolores lumbares, es mejor que te decantes por un calzado más conveniente. Lo que ocurre es que, al usar zapatos con tacones, se rompe la curva natural de la espalda y, por ende, optas por una postura más inestable, de modo que la presión en la región lumbar aumenta.

·         Duerme bien. La calidad del sueño es muy importante, así que no permitas que el trabajo u otras responsabilidades te roben horas de descanso. Usa un buen colchón, que sea ergonómico o semi-ortopédico y, si tienes problemas para dormir temprano, trabaja en tus hábitos de sueño, creando las condiciones necesarias.

Es comprensible que la vorágine diaria te impulse a realizar muchas de tus actividades por impulso, sin ser apenas consciente de lo que te hace daño, pero es momento de que prestes atención y te reeduques para prevenir problemas mayores con el tiempo.

 

5 consejos sencillos para combatir el dolor de espalda