lunes 19/10/20

5 cosas que no pueden faltar al montar una habitación juvenil

Por muchas ideas diferentes que se puedan explorar, estos son 5 elementos fundamentales en toda habitación para jóvenes.

 

 Dormitorio juvenil
Dormitorio juvenil

No todo el mundo sabe montar bien una habitación juvenil. No pasa nada. Hay padres que lo intentan, pero, al final, lo único que consiguen es un cuarto recargado, o con un estilo que gusta entre poco y nada a sus hijos. Todo un error, y grave, porque es algo que se puede hacer bien sin tener que complicarse demasiado.

 

Aquí queremos ofrecer una mano amiga a todos esos padres que no saben qué hacer para montar los muebles adecuados para los cuartos de sus hijos. No hay de qué preocuparse, porque vamos a ver 5 cosas que no pueden faltar al montar una habitación juvenil. Cinco aspectos que son esenciales para estos cuartos.

5 elementos clave para una habitación juvenil

Las habitaciones para niños o adolescentes tienen que estar bien equipadas. Para ello, no basta con elegir los mejores muebles o las mejores distribuciones, en realidad, basta con saber bien qué escoger y dónde colocarlo. Ciertamente, es mucho más sencillo de lo que se suele pensar.

Seguramente habrás sondeado ya tiendas de muebles y habrás buscado inspiración en paquetes de habitaciones juveniles, de hecho los hay bastante buenos y a muy buen precio; pero, a la hora de empezar a imaginar el sitio, no terminas de verlo. No te preocupes por eso, porque nos vamos a encargar de darte el empujoncito que necesitas.

Escritorio amplio

Los jóvenes tienen que estudiar y, por supuesto, hacer frente a todos esos deberes, trabajos y exámenes que les mandan desde el colegio o el instituto. Para ello, no hay nada como tener un buen escritorio en la habitación.

Debe ser algo sencillo, pero amplio. Sitio de sobra para escribir, para leer y para echarse alguna siesta sin querer de vez en cuando. Además, es crucial que esté cerca de la ventana para que entre la luz del sol desde el exterior. La iluminación natural es indispensable para una buena visibilidad, y eso es imprescindible al estudiar.

Cama extra

Una cama nido, unas literas o, incluso, una que se pueda plegar o desplegar. Sumar una cama extra a una habitación juvenil nos parece algo también imprescindible. En primer lugar porque, probablemente, más de un día vendrá un amigo o una amiga y, al final, se quedará a dormir en casa.

En segundo lugar, porque también puede ser algo útil en caso de que tenga que venir algún familiar y necesite pasar la noche en casa. Siempre es mejor dormir en una cama que en un sofá, y estas camas extra son ideales. Otra cosa que no puede faltar en el cuarto.

Almacenamiento recogido

Un joven, sea niño o adolescente, necesita tener muchas cosas en su cuarto. Ya sean juguetes, libros, libretas, cables, consolas, aparatos o hasta instrumentos musicales. Da igual lo que sea, al final, siempre hace falta tener algún mueble de almacenamiento que, además, quede bien recogido.

Si hay hueco debajo de la cama, quizá la mejor opción sea cambiarla por un canapé para poder guardar cosas dentro y que queden bien resguardadas. También se puede apostar por las cajoneras bajas para ello. No importa el modo, la cosa es aprovechar el espacio menos utilizado para guardar cosas.

Rincón para desconectar

Tiene el escritorio, tiene la cama extra y tiene sitio de sobra para guardar cosas. ¿Sabes qué no tiene todavía? Un pequeño rincón para desconectar de todo. Intenta buscar hueco para colocar un sillón o algún tipo de cojín grande para que pueda sentarse y desconectar del mundo si lo desea.

Estos rinconcitos de relax nos vienen bien a todos, por eso no deben faltar en una buena habitación para jóvenes, por muy pequeños que sean. Pueden usar este lugar para leer un poco, para descansar o para pensar en sus cosas si les apetece.

La opinión de tus hijos

Esta no la esperabas, ¿verdad? Pues sí, además es uno de los elementos más importantes para poder montar una buena habitación juvenil. Ponte manos a la obra con tu hijo, o tus hijos, y participad juntos en esto de elegir los muebles y la distribución del cuarto.

Cuestiones como el color, las formas, los espacios… Todo eso tiene que pasar también por él para conseguir un lugar en el que se sienta totalmente a gusto. Recuerda que, al final, es ese joven el que va a estar en el cuarto, no tú.

¡Y nada más! Decíamos al comienzo que no es complicado saber montar un buen cuarto juvenil, y a la vista está. Hay que seguir unas pautas sencillas y, sobre todo, ponerse en la piel de la persona que va a estar en él. Necesita comodidades, necesita sitio para sus estudios y también para relajarse y descansar. Poco más, el resto es escuchar sus necesidades y saber plasmarlas.

5 cosas que no pueden faltar al montar una habitación juvenil
Comentarios