jueves 13/8/20

Consejos para mantener el coche durante el confinamiento

Consejos para mantener el coche durante el confinamiento

Durante este período de confinamiento, que nos está tocando vivir, debido al estado de alarma decretado en nuestro país por la pandemia del COVID-19, hay que tener en cuenta una serie de precauciones con nuestro vehículo.


Un coche que no se usa puede sufrir varias averías si no se realiza algún tipo de mantenimiento durante el tiempo que esté parado. De hecho, ha pasado, en muchas

ocasiones, que el coche sufre una serie de desgastes que acaban siendo fatales, hasta impedir el funcionamiento del mismo al querer volver a arrancarlo.

Por este motivo, y ante la incertidumbre que tenemos sobre cuánto va a durar este aislamiento, es necesario explicar y detallar una serie de consejos y medidas a llevar a cabo en tu coche durante estos días. Recogemos algunas de las recomendaciones que nos da DAPARTO para mantener el coche en buenas condiciones durante largos periodos de inactividad.

Así, sin más, vamos a enumerar los consejos para mantener tu vehículo en perfectas condiciones:

1. Llenar el depósito de gasolina

Una de las medidas preventivas que se aconseja es mantener el depósito de gasolina siempre lleno. Normalmente, se debe a que el interior del mismo tanque de depósito se puede estropear por el desuso, sobre todo en coches más antiguos donde el interior está fabricado de metal.
Además, puede darse la situación en que el depósito se llene de aire. Esto es peligroso para el motor, ya que el aire se puede condensar, formándose de ese modo partículas de agua y mezclándose con el combustible.

2. Incrementar la presión de los neumáticos

Este es uno de los problemas más comunes ante el desuso de un coche. Los neumáticos, con el tiempo, suelen empezar a perder aire. De hecho, los técnicos afirman que un coche totalmente parado desinfla las ruedas con una rapidez mayor que uno coche en funcionamiento o con actividad frecuento.

No es peligroso, en el sentido de que, no pasará nada si cogemos el coche con las ruedas un poco desinfladas, pero, a largo plazo, las ruedas pueden llegar a estar hasta deformados, entonces ahí si que es peligroso, porque puede acabar deformada hasta las mismas llantas.

Así, se recomienda inflar el neumático alrededor de unos 2,8 bares de presión y conseguir alargar lo máximo el proceso de pérdida de aire.

3. Desconectar la batería del coche

Lo más común ante un coche que no se ha utilizado en un tiempo es que falle la batería.

Esto se debe a que el coche cuenta con una serie de aparatos electrónicos que van consumiendo esta batería, consiguiendo que, si la batería no está en perfectas condiciones, tarde muy pocos días de inactividad en agotar por completo esa batería.

Que ocurra esto hace que el coche quede totalmente inutilizable hasta que alguien puede cargar esa batería, por eso, se recomienda simplemente desconectarla.

4. Revisar los líquidos

La revisión de los líquidos incluye el control del aceite. Si vives en una zona de frío, el aceite puede llegar a condensarse si el coche no se usa, convirtiéndolo en un liquido viscoso y generando unos residuos que serán muy perjudiciales para el motor cuando éste se arranque de nuevo.

Hay que asegurarse, además, de que todos los líquidos estén en perfectas condiciones ya que es posible que haya surgido algún proceso de evaporación o algunas fugas. Así se impide, también, la suciedad acumulada en los filtros.

5. Arrancar el coche cada diez días

Se considera una premisa básica para mantener la actividad del coche, dentro de su inactividad claro. Arrancar el coche cada diez días aproximadamente evitará que ciertos componentes del mismo se endurezcan o se desgasten.

Lo recomendable, solo si es posible, es ponerlo en circulación unos minutos, aunque sea por el mismo garaje donde está aparcado. Ayuda, también, a evitar que se oxiden estos componentes y a lubricar los engranajes.

6. Conectar los elementos eléctricos y revisar las correas

Hay una serie de elementos eléctricos dentro de un coche que cada cierto tiempo para que sigan siendo efectivos. Es el caso del aire acondicionado, que se debe poner en funcionamiento cada catorce días para que no se acumule suciedad en su interior. Además, es recomendable, bajar y subir las ventanillas, regular los asientos o el volante, si son automáticos, y mover los espejos exteriores.

En cuanto a las correas, conviene comprobar su estado, ya que, ante mucho tiempo de inactividad, las correas pueden cuartearse, sobre todo, si el coche tiene muchos años.

Si lo revisamos, podemos evitar que se parta y que se cree en el vehículo una avería mayor.

7. Limpiar y tapar el coche

Para evitar que el interior del coche huela mal ante tanto tiempo cerrado, conviene limpiarlo bien y, si es posible, taparlo con una lona.

Consejos para mantener el coche durante el confinamiento