domingo. 03.07.2022
Discos de freno rayados o gastados: principales síntomas o averías
Discos de freno rayados o gastados: principales síntomas o averías

Los discos y pastillas de freno a menudo se desgastan. El desgaste es una avería frecuente en los vehículos con el paso del tiempo. Por ello, es clave verificar si existe una avería a causa del disco de freno rayado o gastado, con el objetivo de que el sistema de frenado sea efectivo y funcione bien mientras conducimos, para proporcionarnos seguridad y estabilidad en la carretera.  

Síntomas de que el disco de freno está rayado o gastado

Lo cierto, es que los discos de freno son una de las partes más importantes del vehículo porque afecta directamente a la frenada del coche y a la seguridad de las personas que viajan en su interior. Por eso es tan importante asegurarse de que está al día, en buen estado.

¿Cómo reconocer el ruido de desgaste?

Cuando empieza el desgaste, no solo lo notamos a la hora de frenar, sino que hace una especie de ruido extraño. 

Esto se debe a que las pastillas de freno tienen un ferodo que muerde los discos de freno para hacer frenar el coche, y que va desapareciendo con la fricción. Si se desgasta, aparece el soporte de la pastilla. Al ser de hierro o acero, cuando chocan el sonido es intenso y simula al de una radial cortando una piedra.

Pero ojo, porque incluso antes de que se produzca este roce, se pueden reconocer , una serie de arañazos y surcos en los discos. Es normal, porque con el paso del tiempo se desgastan y pierden eficacia.

Cómo comprobar si el disco está gastado o rayado

Para hacer esta comprobación uno mismo en casa, simplemente hay que retirar los tapacubos de las ruedas (si el coche los tiene) y mirar a través de las llantas. Aunque lo más efectivo es quitar la rueda.

En el caso de que el disco esté bien pulido por la parte por la que pasa la pastilla, eso significa que está bien. Si vemos una especie de líneas a lo largo de la circunferencia del disco, esto quiere decir que está rayado, lo que afecta a su función y pierde un tanto de fricción al frenar…

Estos mm pueden parecer insignificantes, pero no lo son, porque se nota durante la frenada. Por ello, los fabricantes recomiendan que cada dos juegos de pastillas se cambie el disco de freno, que aguanta más, pero que sufre un desgaste lógico con el paso del tiempo. 

En el caso de que sea las  líneas sean de menos de 1 mm, el disco habrá que cambiarlo por uno nuevo. Asimismo, se recomienda cambiar las pastillas, porque de no hacerlo tendrán un desgaste y no morderán de manera uniforme. 

Recuerda que, si cambias la pastilla y no está adaptada al disco de freno, es recomendable tratar de no frenar mucho durante los primeros 500 km). 

Por otro lado, en el caso de que notes que al coche le cuesta frenar, que la potencia del frenado disminuye o que hace algún ruido raro, es mejor llevarlo a una revisión al taller, ante la duda, para quedarte más tranquilo y por tu seguridad.

¿Afecta en la ITV tener los discos rayados?

Si alguna vez has pasado la Inspección técnica de vehículos o ITV, sabrás que  hacen pruebas de frenada con unos rodillos. Si el coche pasa las pruebas, puedes estar tranquilo porque no vas a recibir ninguna penalización. Sin embargo, si tienes los discos de freno rayados es posible que frene menos que cuando lo compraste inicialmente.

¿Dónde comprar este tipo de recambios automóvil?

Tener a mano un sitio de confianza en el que comprar recambios automóvil es fundamental. En Oscaro puedes comprar discos de freno y todo lo que necesites para tu vehículo siempre con la mejor relación calidad-precio del mercado. Además, con envío gratis en la web y en la app.

Somos la opción nº1 de internet en repuestos de vehículos. Echa un vistazo a nuestra tienda online o ponte en contacto con nosotros para que podamos echarte una mano en función de tus necesidades. 

¿Te ha quedado alguna duda sobre cómo comprobar si el disco de freno está rayado o desgastado? Esperamos que esta guía te haya servido de utilidad. 

Discos de freno rayados o gastados: principales síntomas o averías