lunes 10/8/20

Probióticos: qué son y cómo favorecen al tránsito intestinal

Transito intestinal
Transito intestinal

En la actualidad, son muchos los especialistas que resaltan la importancia de los probióticos, pero ¿sabes lo que son y cómo favorecen a tu organismo? En este artículo, respondemos a esa y a otras dudas que te pudieran surgir antes de consumirlos. 

De igual forma, queremos recomendarte uno de los productos de Máyla® Pharma (un laboratorio farmacéutico con amplia experiencia en la fabricación de complementos nutricionales a base de ingredientes de origen natural) capaz de mejorar tu salud gastrointestinal, una de las tantas funciones de los probióticos.

Continúa leyendo y entérate de la amplia gama de beneficios que puedes obtener al incluir estos microorganismos en tu dieta.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos beneficiosos que habitan en el intestino y tienen como objetivo principal optimizar nuestra salud, ya que fortalecen el sistema inmunológico, estimulan la producción de vitaminas, facilitan una mayor absorción de nutrientes y en consecuencia, brindan apoyo a la digestión.

De acuerdo con los especialistas, en nuestro sistema digestivo se alojan un poco más de 800 microorganismos y levaduras. Sin embargo, no todos son considerados probióticos. Para que dichos agentes sean catalogados de esa forma, debe comprobarse que son capaces de lograr la proliferación necesaria en nuestro organismo y resistir a un proceso digestivo normal.

¿Cuáles son las ventajas de consumir probióticos?

Estos agentes aportan una importante cantidad de beneficios a nuestro organismo que van más allá de una nutrición básica natural. A continuación, te presentamos algunos de ellos:

  • Refuerzan el sistema inmune, ya que incrementan la cantidad de células encargadas de las defensas o también denominadas macrófagos.
  • Desplazan a las bacterias nocivas que puedan invadir el intestino y evitan su proliferación.
  • Combaten la acidez y mejoran el proceso digestivo.
  • Favorecen la absorción de vitaminas tales como el hierro, la vitamina B, el calcio y el magnesio.
  • Combaten enfermedades de origen intestinal como la inflamación del intestino, la colitis, entre otras.
  • Favorecen la producción de ácido láctico y controlan el pH del tubo digestivo.
  • Combaten enfermedades como las infecciones urinarias, la candidiasis y el cáncer.
  • Sirven como preventivo del colesterol alto, las alergias y la hipertensión.
  • Reducen los cuadros diarreicos agudos y son utilizados en otros pacientes para combatir el estreñimiento.

Estos agentes son capaces de aportar tales beneficios a nuestra salud, debido a que su ámbito de acción es la flora intestinal, que muchas veces puede perder su equilibrio si no se tiene una alimentación balanceada o si se ha consumido antibióticos. De ahí que puedan entrar al intestino microorganismos infecciosos que debiliten el sistema inmune y por ende, estemos propensos a desarrollar diversas patologías.

¿De dónde se pueden obtener los probióticos?

Los probióticos pueden encontrarse en alimentos y en suplementos. En cuanto al primer caso, lo más favorable es la ingesta de lácteos fermentados tales como el yogur, leches y quesos. En el segundo, queremos reiterar nuestra recomendación de los suplementos comercializados por Máyla Pharma (actualmente, cuentan con un nuevo producto llamado “Colonvert”), pues te permiten reestablecer las funciones de tu intestino, así como mantener un colon saludable.

Para el buen funcionamiento de la flora intestinal, es recomendable que consumas una vez al día alguna fuente de probiótico, sobre todo si has sufrido de algún episodio alérgico o infeccioso por el cual hayas tenido que consumir antibióticos.

Probióticos y Prebióticos: ¿Cuáles son sus diferencias?

Es posible que pienses que estos dos términos son sinónimos sin embargo, es conveniente aclarar, que no lo son. Pues, los probióticos, como ya hemos explicado, son microorganismos beneficiosos que se alojan en el intestino. 

Mientras que los prebióticos, son hidratos que sirven de alimentos a los probióticos, para que de esa forma, puedan proliferarse en el intestino. Así pues, muchos prebióticos se encuentran presenten en frutas, verduras y cereales tales como la avena, el ajo y otros alimentos ricos en fibra.

En definitiva, el consumo de probiótico es fundamental para mantener nuestra flora intestinal saludable. Sin embargo, resulta imperativo que combinemos estos agentes con una alimentación balanceada, con el objetivo de potenciar su efecto. Algunos de los alimentos que podrías consumir son aquellos ricos en fibra (avena, espárragos, frutos secos, entre otros), debido a que son fuentes naturales de prebióticos y mantienen tu intestino en buen estado.

Cabe destacar que existen diversos factores que influyen en el estado de la flora intestinal (el género, la edad, el estrés, la ansiedad, entre otros) y, por lo tanto, el efecto del probiótico no siempre es el mismo para todas las personas, sin importar que algunas padezcan la misma enfermedad.

Por ello, se recomienda que antes de consumir cualquier probiótico se consulte con un especialista, sobre todo si el paciente tiene el sistema inmunológico afectado. Pues, el experto deberá indicarle el más adecuado para su caso.

Por lo general, estos productos se consumen antes o después de una de las comidas para que los alimentos sirvan de apoyo a las bacterias y estas puedan sobrevivir al proceso digestivo y llegar hasta el intestino, donde cumplirán su función de proteger nuestro sistema digestivo y flora intestinal. 

Probióticos: qué son y cómo favorecen al tránsito intestinal