sábado 07.12.2019
Mantenedor de altura

Cocido reivindicativo en Madrid

La casa de León celebra su tradicional encuentro en el hotel Wellington con el baloncestista internacional Antonio Martín como mantenedor.
Cocido reivindicativo en Madrid

Que todo un Antonio Martín, jugador internacional de baloncesto, hermano del mítico Fernando Martín, sea el mantenedor del 41 cocido maragato de la Casa de León en Madrid, es culpa de una mujer de la montaña leonesa. De la que abarca de Valdoré a Riaño. Antonio Martín se casó con ella hace muchos años y en su tierra espectacular ha encontrado un lugar para vivir y disfrutar pero también para entender e implicarse con León. De hecho, ayer, defendió a la provincia mejor que algunos locales. Un buen facendero, sería. A favor de la ciudadanía y muy crítico con la clase política que se llena la boca hablando de León sin León. De los premiados explicó casi todas sus virtudes.

Y en la comida de ayer, los premiados fueron el Greim, que recogió Raúl Muñoz, que sin palabras se llevó los más cálidos aplausos. Otro galardón se lo llevaron los artífices de que León no se caiga, esto es ProMonumenta, socios que de la mano de Marcelino Fernández hacen milagros cuando las instituciones competentes están para otras cosas.

La Federación Leonesa de Entidades Locales Menores, dedicada a la defensa de las juntas vecinales y concejos de la provincia de León, fue otra de las entidades premiadas. Y la Asociación Bodón, Unión de Concejos para el Desarrollo y Defensa de la Montaña Central y Oriental Leonesa, también se hizo acreedora del reconocimiento de la Casa de León en Madrid. Recogió el premio su representante Camino Alonso, que podría escribir una novela en la que el poder se manifiesta bajo las pautas de mafia. Y no pasa nada. Sólo a ella, que se ha quedado sin nada.

Fue un cocido, por tanto, reivindicativo. Sirva como ejemplo, que hasta Antonio Martín quiso hacerse eco de que salvo el Greim, a quien elogió sobremanera, son entidades ciudadanas: «Me hace gracia que todas estas asociaciones trabajan solas. Ellas solas pelean por un reino de 1.100 años, que parece que hay que defender cada día», aseguró, además de criticar el abandono institucional y político en todos los sentidos. Mariano Seoanez también recibió el premio al socio del año.

Entre los asistentes se pudo ver a Luis Rodríguez, Cándido Alonso, Carlos Martínez, o José María Hidalgo o, llegado desde León, a Jorge Díez, de talleres Máximo Díez, y presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos.

Junto al cocido se sirvieron vinos de la provincia, de la mano de la experta Isabel Mijares, que como siempre se moja elogió a Tierra de León y dijo que la DO Bierzo «tiene que espabilar. Porque le han tomado la delantera», aseguró. El tiempo dirá.

Cocido reivindicativo en Madrid
Comentarios