martes 17.09.2019
CORNADA DE LOBO

Doctor, doctor...

Han destituido de su cargo en la Junta de Andalucía a Rafael Doctor Roncero con una patada en el culo que le ha descompuesto la serenidad, la que tampoco tuvo aquí al cesarle de director del Musac. Acusa a los empresarios políticos de la nueva Junta andaluza de ir a la caza de librepensadores como él, un perseguido, y exalta a su vez la «exitosa gestión» -cómo no- desarrollada en su «dirección de programas del Centro Andaluz de Fotografía». Y que irá a los tribunales al considerar que la plaza es «suya». Lo anuncia en redes con una carta airada de eco sordo (solo salió en su defensa la universidad de Almería con la que tenía un convenio «su» Centro). «Doctor está realmente enfurecido», comentó un fotógrafo amigo suyo al darle la noticia a Peláez, que nos la resumió: Nunca sienta nada bien el «se acabó lo que se daba»... o se tomaba.

A Peláez no le pide mucho respeto la gestión y herencia que trajo a León este señor para rellenar un edificio que sus arquitectos idearon sin contar con los rellenadores ni saber qué coños había que meter ahí después; y dice bien lo de coños, pues algunos muy explícitos hallaron trono en esta basílica contemporánea, un museo de mírame y no me toques, edificio en el que bien pudo caber igual un cortinglés o un centro tecnológico que, llamándose «Las Eras Valley», molaría un huevo en colorines.

Peláez se explica (y Sócrates suspira): un museo es una exposición estable de fondos propios, pero en este Musac su fondo (¿y las formas?) es obra adquirida a precio kuwaití que se oculta, reduciendo su actividad a la de un mero centro cultural con criterios erráticos además; fondo que fue adquirido con los gustos personalistas de Doctor que pasó hasta del paripé de un comité de compras que diluyera responsabilidades; y lo más grave: si esas adquisiciones se pusieran hoy a la venta, jamás alcanzarían su precio de coste (algo que se exige a toda compra pública o será entendida como despilfarro, si no estafa), así que urge averiguarlo, explórese esa venta y que venga después este señor a explicarlo... Doctor, doctor...

Doctor, doctor...
Comentarios