miércoles 21.08.2019
Cinco siglos de historia

El adiós del Negrillón

La villa de Boñar se queda sin su símbolo más querido, el olmo del siglo XVI que ayer se derrumbó víctima de la grafiosis que sufrió durante décadas.
Los vecinos se llevaron trozos de la madera como recuerdo.
Los vecinos se llevaron trozos de la madera como recuerdo.

La villa de Boñar se ha quedado sin su mayor emblema, el Negrillón. Este árbol, un olmo que data del siglo XVI, se derrumbó sobre las 8.30 de la mañana de ayer cuando en esta plaza tan solo había limpiando un empleado del Ayuntamiento que se vio sorprendido por el impacto que el árbol produjo al golpear sus ramas con el tejado de la iglesia de Boñar y precipitarse contra el suelo.

A medida que la gente conocía la noticia eran muchos los que se acercaron a esta plaza. El Negrillón era el árbol que les había visto jugar y querían llevarse un trozo de su madera como recuerdo. «Este momento nos trae muchos recuerdos que hemos pasado junto al Negrillón especialmente de niños. Ha sido testigo de la historia de esta villa y sus gentes» comentaba ayer una vecina.

El Negrillón empezó a sufrir en 1979 la grafiosis y se inició un tratamiento para evitar su muerte, pero con el paso de los años la enfermedad cada vez le iba dañando más. Era la crónica de una muerte anunciada. En los últimos meses, el árbol se había inclinado y la gente de Boñar ya hablaba de los últimos días del Negrillón. «Se intentó fortalecer su base con hormigón y tretacero, pero el paso del tiempo lo ha ido desgastando hasta que se ha caído. Era el símbolo y un icono de esta villa», aseguró el alcalde, Roberto Álvarez. El equipo de gobierno del Ayuntamiento ha abierto el buzón de sugerencias para recoger ideas para hacer un homenaje al centenario árbol.

El adiós del Negrillón
Comentarios