lunes 23.09.2019
El baile del ahorcado

Gabachos en León

Aspira a convertirse en algo parecido al Camino de Santiago, sólo que en este caso los peregrinos no conseguirán la iluminación. Puede que cabreo, que es una clarividencia pasada por la obsesión del que se apaña con el pataleo. Aquí, en León, los napoleónicos llegaron y acamparon en San Isidoro. Hicieron tiro al plato con el gallo y profanaron las tumbas de los reyes, las mismas que años después se abrieron para una investigación de la que nunca se supo. Dicen que esquilmaron todo lo que pudieron, un hecho que nos deja a la altura de los grandes imperios —todos ellos desaparecidos— en los que el corso hizo de las suyas. Esta letanía viene a cuento porque en España parece que hemos adoptado el papel de perdedor sin darnos cuenta de que nadie quiere a los tristes. Nadie. La melancolía no sirve siquiera para practicar la victimología. Antes o después tienes que ponerte en marcha y cambiar el guión. De lo contrario, sólo consigues que lleguen una horda de sucios gabachos a mear en tu historia.

La pregunta es ¿para qué? cuál es la razón por la que España cree que puede obtener algún rédito en promocionar con fines turísticos la guerra de la Independencia. La ruta ya tiene nombre: Napoctep y se incluirá en un itinerario cultural europeo titulado Destination Napoleón, que suena a amenaza. La abdicación que hacemos no es más que la prueba del complejo de inferioridad con el que hemos levantado la historia. Aceptamos fondos europeos para promocionar la cultura francesa, aunque la purpurina con la que nos lo tragamos sea la ‘paliza’ que les dimos.

No hubo tal. Echamos a Napoleón, pero Francia nunca se fue. Siguió mandando, lo hace toujours. La cultura es el catalizador más potente y París nos dicta todavía qué y cómo debemos pensar. Este caso es una muestra más. Parece que el proyecto que levantamos se apoya sobre las ruinas de las batallas con las que Napoleón inició el rumbo a Santa Elena, pero la realidad es que es una evidencia más del colonialismo al que nos someten con fondos Feder.

Gabachos en León
Comentarios