viernes 13.12.2019
Gente de aquí | Omaña, punto de encuentro

La historia de Riello, con buena letra

José María Hidalgo, acompañado de Julio Llamazares, presentó su libro sobre la historia del concejo omañés
La historia de Riello, con buena letra

Hace honor a sus apellidos: Hidalgo Guerrero. Quien lo conoce lo sabe. Quien lo ha tratado en el que es su segundo (o primer) hogar, la Casa de León en la madrileña calle del Pez, o en el sinfín de acontecimientos culturales, divulgativos o reivindicativos a los que acude en cualquiera de las comarcas leonesas, lo sabe también. Su amor por León, la pasión que pone en su defensa, resulta tan auténtica y tan desinteresada que, por todos, independientemente de siglas y de ideologías, es reconocida su entusiasta labor.

Pasión, y a la vez conocimiento, es lo que ha puesto en el libro sobre su patria chica: Villamor de Riello, un antiguo concejo leonés en la comarca de Omaña , que el jueves presentó en Riello ante un Salón del Pueblo completamente abarrotado de público, y casi con tanta gente fuera como dentro. Con él estuvieron el lacianiego Víctor del Reguero, editor de la obra a través del muy activo Club Xeitu; el escritor de Vegamián Julio Llamazares; el historiador astorgano Fernando Alonso -”autores del prólogo y epílogo del libro, respectivamente-”, y el investigador y divulgador de Villablino Julio Álvarez Rubio, gran conocedor de las cosas y gentes de la Montaña Occidental. Todos ellos ensalzaron las virtudes humanas y profesionales de Hidalgo, y pusieron de manifiesto cómo asuntos que deberían correr a cargo de las instituciones (solicitud de subvenciones, organización de actos culturales, etc.) son hechos, muchas veces, por personas como él. También se abordó asuntos como los polémicos parques eólicos de la zona: Hidalgo aseguró que las juntas vecinales llevan muchos siglos combatiendo contra el poder para que ahora se plieguen ante la Junta; y que no puede hipotecarse el gran patrimonio que tienen estos pueblos, el natural. Por su parte, Julio Llamazares fue expeditivo al hablar de León: «Vivimos en una cosa que se llama democracia, así que si los que elegimos no funcionan, se les cambia por otros, y listo». Lo malo de León, dijo, «son algunos leoneses, y sobre todo sus políticos».

La historia de Riello, con buena letra
Comentarios