domingo 9/8/20

Muy personal

«Se acabó el tapeo por el barrio Húmedo», comenta este joven faberense que apunta que además de todos los cambios que supone vivir en un país diferente ahora «lo difícil es enterarse de lo que pone en los envases de comida», escritos en hebreo. «Por desgracia, lo que hay en mi nevera no es lo que me gustaría que hubiera: cecina, lomo y chorizo, que no los huelo mas que cuando alguien viene de visita y me los trae. Ahora lo que siempre tengo es humus -puré de garbanzos- que lo he descubierto aquí y al que me he aficionado», comenta Serafín Pérez Cerezales, para añadir: «Gracias a Internet mantengo el contacto con todo el mundo, salvo con mis abuelos a los que llamo por teléfono. Mi novia estuvo aquí en Semana Santa y mis hermanos vendrán en julio. Cada visita te da fuerza para seguir hasta la siguiente, la verdad es que se agradecen mucho», reconoce.

Muy personal
Comentarios