sábado 24.08.2019
El baile del ahorcado

Pedro y el otro

Nos definimos por contraposición al prójimo, que casi nunca lo es, mucho más que por la afirmación de lo que encontramos en nosotros mismos. Es a través de la negación del otro que se construye nuestra identidad. La única razón por la que creemos ser lo que somos es que buscamos segregar nuestra personalidad de todo aquello que rechazamos. En la Transición se llevó mucho esta tendencia y los había que llevaban El País o el ABC con el solo afán de diferenciarse de los que llevaban el ABC o El País.

Lo que más me atrae de la conciencia que obtenemos de nosotros mismos es lo que nos diferencia de todo lo que tratamos de apartar y, a fuerza de borrar, llega un momento en el que nos convertimos en una suerte de excepción insólita, imposible de capturar en una idea porque, simplemente, no es real sino una ilusión que nos ayuda a dar sentido a la existencia.

Hay ocasiones en las que esta manera de procesar nuestra identidad nos lleva a absurdos intelectuales. ¿Qué es la ultraderecha? E Inés Arrimadas encontró las declaraciones naciofascistas de Junqueras y Torra: un independentista de izquierdas y otro de derechas se definen por lo que odian, no por lo que tratan de edificar. Lo peor de la escena de Salvados es que quedó evidenciado que en este país la identidad de la izquierda se levanta siempre por su negación de todo lo que parece español. Ahí estaba Irene Montero hablando de la paz en el mundo como una reina de la belleza de las de antes. Llevamos así tantos años que parece que seamos incapaces de salir del bucle, de ascender hacia una dirección que impida que el destino sea siempre el mismo.

Pedro Sánchez ha fallado en su intento de revertir la situación. El presidente fue pasado desde el día de la investidura porque en un escenario nuevo, en el que todas las posibilidades estaban abiertas, prefirió representar un personaje rancio y superado. Se definió por la negación y llevó a España, al PSOE y al resto de partidos al espejo de siempre. Estaría bien que hubiera algún político que se (nos) explicara por lo que (España) es en realidad y no por lo que tratan de tirarnos a la cara cuantos la odian.

Pedro y el otro
Comentarios