lunes 23.09.2019

Playtex vistió a los chicos del Apolo 11

La marca de lencería del cruzado mágico confeccionó los trajes y tres matemáticas negras fueron sus calculadoras.
Playtex vistió a los chicos del Apolo 11

efe / dl | madrid / león

La famosa marca de lencería Playtex también tiene su gesta en la Luna. La fabricante de la ropa interior femenina que había sido creada en los años 30, que fue la primera de su ramo en realizar un anuncio en televisión y permanece en el imaginario colectivo de varias generaciones de mujeres por su legendario cruzado mágico —eleva y separa— fue la encargada de confeccionar los trajes espaciales de la misión Apolo 11.

Los buzos de los astronautas estaban compuestos por 21 capas aislantes y protectoras hechas con diferentes materiales como nailon, neopreno, teflón o nomex. Su diseño llamó la atención desde el primer momento. La portada que publicó Diario de León el día 21 de julio de 1969 se ilustró precisamente con un dibujo explicativo de todas las curiosidades que, más allá de los tejidos, componían este vestido.

Válvulas de despresurización, salida y entrada de gas de ventilación, alimentación de corriente eléctrica, válvulas para la orina, espejos de señalización... fueron algunos de los complementos que las trabajadoras de Playtex tuvieron que coser de manera precisa en los trajes que iban a permitir al ser humano pisar la Luna por primera vez. La experiencia con corchetes, elásticos y fruncidos de la ropa interior de las mujeres fue decisiva en este episodio inolvidable de la carrera espacial.

Como imprescindibles fueron los cálculos de las tres mujeres afroamericanas que hicieron de calculadoras humanas de la misiones espaciales de la Nasa y que ni siquiera tenían permitido usar el baño de sus compañeros y compañeras por la discriminación racial. Dorothy Vaughan, Mary Jackson y Katherin Johnson realizaron una labor que durante años ha sido desconocida para el gran público hasta que su historia se contó en la película Hidden Figures (Figuras ocultas, 2016), dirigida por Theodore Melfi y basada en el libro del mismo nombre de Margot Lee Shetterly. Margaret Hamilton también fue otra precursora y se cree que probablemente evitó el fracaso del alunizaje del Apolo 11 que estuvo a punto de abortarse porque Aldrin encendió un rádar que no era utilizado en la maniobra de alunizaje. Ella convenció al director de que era una cuestión accesoria. La misión continuó hasta alcanzar la Luna... hace medio siglo.

Playtex vistió a los chicos del Apolo 11
Comentarios