jueves 20/1/22
San Guillermo arropado por los pendones en su procesión tradicional en Cistierna

La primavera crez ya tamién la l.luz. Yía verdá que l’anu anda frescu ya que la nieve visitóunos un cuantu. Pero la realidá yía que’l sol, esa bola perdida nel espaciu ya de la que dependemos, marca’l nuesu destín ya diz: vien el tiempu del santu patrón de los pueblos ya de las vil.las.

Tamién hai fiestas na parte fría del anu, pero presta más festexar cuando calecemos, cuando mengua’l miedu a la friura ya paez que los cuerpos palpitan con más ganas de vivire. Cuasi sin danos cuenta chegan outra vuelta estos tiempos de celebración, que nos ilusionan porque desfaen la rutina. Entre las muitas fiestas del mes de mayu tien el molín del tiempu un especial aquel pola de San Guillermo, que debe celebrase, como siempres, en Cistierna’l próximu día 28. Yá n’outras ocasiones el rodenu del molín aparóu nesta festividá tan prestosa, pero quedóu buen sabor de boca ya entós apetez volver a esta tradición.

Alcuérdome de que l’anu pasáu, si nun cuacha la mia memoria, la chuvia nun dexóu que se fixera la tradicional misa na ermita de San Guillermo. Cuando entamaba la procesión cayíu tanta augua que la xente nun pudo chegar a la capiel.la, onde yá había muita xente asperando. Esta ermita ta puesta en Peñacorada, un monte con nome que probablemente se refier, anque la toponimia siempres yía un sitiu de pouca seguranza, a que la montaña ta afuracada. Porque la ermita de San Guillermo ta nuna cueva del monte.

El conxuntu de la fiesta de San Guillermo resume las carauterísticas del ritual que busca la relación conos poderes del cielu. Hai estudios a esgaya sobre’l significáu de la cueva, de la procesión, del aquel identitariu que pa la xente tien la festividá. Pero güei voi a fixame especialmente na l.leenda, que sigue’l paradigma de las fiestas cristianas. No tocante al cultu a la Virxen María repítense las l.leendas nas que la xente importante quier que’l santuariu se faiga nun sitiu ya la xente del pueblu quier que se faiga n’outru. La Virxen ponse de parte del pueblu ya, acordias cona xente del común, desfái la construcción hasta que l’autoridá reconoz la sua derrota.

El paradigma cúmplese tamién nos santuarios dedicaos a los santos. Ya un exemplu mui guapu yía’l de San Guillermo. Diz la l.leenda que los mandones querían l.levantar el templu na parte baxa del val.le, pero los materiales diban milagrosamente pa la montaña, pa la falda de Peñacorada. Yera esta la señal divina de que’l santu quería más ponese onde deseaba la xente del pueblu: arriba, na cueva. Una victoria del pueblu: pequena, sí, pero interesante, porque, polo xeneral, siempres suel perder la xente chana.

San Guillermo de Peñacorada
Comentarios