martes 17.09.2019
CORNADA DE LOBO

Santa «maría»

S i no te mueves, te pasan o te pisan, porque hay un futuro agrario para esta tierra en un cultivo «maldito» que empieza a estar «bendito» en lugares lejanos donde ya le hacen surco mientras aquí la labranza mira a las «sapabardas». Del cáñamo hablamos; no del de hacer cordeles o arpillera, sino del índico y sativo, del de fumar o curar, de la vieja marijuana que España llevó a América, del cannabis (dicho en botánico y por delante para que la burra no se espante).

En el valle californiano de Napa, quintaesencia vinatera americana que alcanza cotas admirables, ya han puesto en marcha su alternativa agraria al monocultivo del viñedo: marihuana al canto, santa maría, ora pro nobis, menos viña y más mandanga, venga yerba, green grass, gringo. Astutos. De sentido común. Y será además una coz en los güevos del monopolio narcotraficante que le invade desde el sur sin que puedan evitarlo ni con muros.

También Canadá, que es una insólita potencia mundial en investigación agraria (de las sesenta variedades de cerezas que hay en el mercado, treinta son canadienses), está convirtiendo en negocio el cannabis con sus derivados de farmacoterapia y recreativos cotizando en bolsa y en futuros. ¿Y habrá alguien por aquí que esté averiguando y ensayando qué cannabis serían los idóneos para estos suelos agrarios: montaña, ribera o secano?... ¿se estudia, se experimenta, se ingenia?...

Anoten: en los 90, El País Semanal hizo un largo reportaje comparando marihuanas cultivadas (ilegalmente, claro, como hoy) en diferentes puntos de España y elevó a conclusión que la mejor de todas crecía en el Bierzo, bendita tierra siempre presta a asombrar si decide meterse en cultivos exóticos: cereza napoleónica, adormidera o aquel tabaco que en los 60 llegó a superar en produción/tonelaje a la carne de vacuno o porcino. Hoy el cannabis ya es legal en varios países; aquí lo será no tardando, pero pillando en bolas a este «campo», aunque esta tierra sea la más indicada... ¿y no ayudaría su cultivo a fijar población... o a colocarla al menos?...

Santa «maría»
Comentarios