sábado 18/9/21

La última faena de «Papuchi»

El ginecólogo Julio Iglesias Puga, padre de Julio Iglesias, falleció a los 90 años de una insuficiencia respiratoria pocos días después de anunciar que esperaba otro hijo
El doctor junto a su esponsa Rona | K. Rodrigo
El ginecólogo Julio Iglesias Puga, padre del cantante Julio Iglesias, falleció este lunes en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid a los 90 años. El popular personaje, que hace menos de una semana anunció que esperaba su segundo hijo de Ronna Keith, su segunda esposa, ingresó a las 06.15 minutos en los servicios de urgencia del citado centró médico, muy cercano a su casa, con una insuficiencia cardiaca y falleció a las 07.05 horas tras sufrir una parada cardiorrespiratoria de la que no pudo recuperarse, informó el Hospital Clínico. El doctor Iglesias Puga, uno de los primeros ginecólogos de la Seguridad Social y de los pioneros en el estudio el parto sin dolor, fue un ejemplo de vitalidad y simpatía hasta sus últimos días, lo que le convirtió en uno de los personajes más queridos de la prensa del corazón, que le llamaban cariñosamente «Papuchi». «Si no existiera un personaje así habría que inventarlo», solían decir. La desaparición del carismático abuelo de Chábeli, Enrique y Julio José pilló por sorpresa a la familia y sobre todo a su segunda mujer, Ronna Keith, que se acaba de marchar a Estados Unidos con el hijo de ambos, Jaime, de año y medio. La viuda se encuentra embarazada de tres meses. Cofundador de la Maternidad de Madrid, centro del que fue jefe del departamento de esterilidad, infertilidad y planificación familiar, Julio Iglesias Puga fue un vividor, un «tío cojonudo» según su propia definición, que en los últimos años se había convertido en el portavoz oficioso de los Iglesias. El 29 de diciembre de 1981 vivió uno de sus momentos más dramáticos al ser secuestrado por la banda terrorista ETA, que le mantuvo retenido en el pueblo zaragozano de Trasmoz hasta que la policía le liberó el 19 de enero de 1982. Voluntad de hierro El creador de la popular expresión «raro, raro, raro», para quien todos los miembros de los Iglesias eran unos «fenómenos» y siempre estaban «cojonudos», tenía su residencia en EE.UU. el país de su esposa, pero viajaba muy a menudo a España. Conoció a Ronna, a la que sacaba 48 años de edad, en una cafetería de Madrid. La estadounidense no fue una aventurilla más -reconoció que tuvo muchas-, se enamoró de ella y se casaron en la más estricta intimidad en Florida, cuando todavía vivía su primera mujer -la madre de Julio Iglesias-, Charo de la Cueva.

La última faena de «Papuchi»
Comentarios