domingo 25.08.2019

El «Viax a la L.luna» de Cyrano de Bergerac

El «Viax a la L.luna» de Cyrano de Bergerac

Edmond Rostand inmortalizóu a Cyrano de Bergerac na sua comedia neorromántica del sieglu XIX, pero’l mesmu protagonista fuera un buen escritor francés del XVII. L’auténticu Cyrano de Bergerac yía unu de los primeiros autores de l.literatura de ciencia-ficción ya nas suas obras describe unos viaxes fantásticos al Sol ya a la L.luna.

Güei, 28 del mes de Santa Marina, convién que’l molín del tiempu faiga alcordanza del auténticu, del hestóricu Cyrano de Bergerac, que murríu precisamente nesti mesmu día, pero en 1655. Nun yera un románticu como lu axeita Rostand, sinón un racionalista que buscaba esfaere falsas creyencias. En cuantas a los sous escritos de ciencia-ficción, aproveita Cyrano la sua novela «Viaxe a la L.luna» pa faere una sátira de las costumes ya tradiciones de la época.

Los l.lunáticos son, según Cyrano de Bergerac, humanos de cuatro patas que miran p’abaxo, mientras los animales van de pía ya miran p’arriba como seña de sumisión. El sistema monetariu gobiérnalu la creación l.literaria, porque los versos son la moneda ya’l poeta l.leva los poemas pa qu’un xuráu los valore. Fai Cyrano un ciertu asusañamientu de las utopías renacentistas.

Sabemos que la l.luna inflúi sobremanera en nós. Díznoslu la ciencia, pero destácalu muitu la sabiduría de la cultura popular, qu’axunta datos ya creyencias non contrastadas con outras observaciones que paecen corresponder a la realidá. Asina, el calendariu de semar achos, pimientos ya outros productos de güerta tenía en cuenta siempres a la l.luna. Xeneralmente prefierse faere la sementera cona l.luna menguante, porque la creciente nun da buena cosecha, menos en dalgunos casos raros. Muitos agricultores siguen el calendariu l.lunar, anque en dalgunos casos esta creyencia puei sere una ruina, porque fuerza más de la cuenta los plazos pa trabachar la tierra.

Tiense en cuenta la l.luna al cortar las castañales, carbachos ya outros árboles valoratibles. Tamién val la l.luna pa la feitura del vinu ya outras béboras. Piénsase tamién que la l.luna inflúi no nuesu cuerpu: cortar los pelos en creciente fai que crezan más. Ya la l.luna paez influir nos momentos decisivos de la muerte o de la nacencia: ahí tenemos la l.luna paridera, que regula la chegada de los nenos.

La mirada máxica nun víu con buenos güechos la chegada del home a la l.luna nel anu 1969, porque yera tocar la esfera misteriosa que rexía la proporción, la vida ya la muerte. A más d’un paisanu de los nuesos, cuando’l tiempu al.louriaba, sentílu esplicar asina la irregularidá del clima:

-En pousándose na l.luna, esa xente desgobernóu las cousas del mundu.

El «Viax a la L.luna» de Cyrano de Bergerac
Comentarios