domingo. 03.07.2022

El culturalismo sigue a su nuevo héroe, Lucas Giffard

■ El portero francés vuelve a estar bajo los focos tras su colosal partidazo ante el Atlético ■ «Sólo hice bien mi trabajo», precisa
El guardameta de la Cultural Lucas Giffard vuelve a estar en el centro del fútbol español. MARCIANO PÉREZ

Lucas Giffard, el portero francés de la Cultural, que no ha debutado en liga y llegó a León en verano desde la Tercera asturiana y a través de un programa de talentos, simboliza la magia que ha recuperado esta nueva Copa del Rey, que ya tiene en el cancerbero galo (nació en Bayona hace 22 años) a su héroe inesperado.

Su historia se puede catalogar de película, de esas que sólo puede fabricar el torneo del ko, que con el regreso de las eliminatorias a partido único ha recuperado toda su magia. El portero francés llegó procedente del Caudal de Mieres, uno de los equipos de referencia de la Tercera asturiana, pero su enorme actuación ante el Atlético de Madrid, al que negó el gol una y otra vez hasta acumular nueve paradas de enorme mérito, le han convertido en parte de la historia de una Cultural que no llegaba a los octavos de final de la Copa desde hace 60 años.

A través del programa de búsqueda de jóvenes promesas ‘Foot Talent’ y por recomendación de Miguel Ángel Álvarez Tomé, el francés llegó para dotar de competencia a Leandro Montagud, titular indiscutible bajo los palos culturalistas que vive su segunda etapa en León tras pasar por el Mallorca, con el que ascendió a Primera la pasada campaña.

Un talento de 22 años
Llegó este verano procedente del Caudal para dar competencia a Leandro Montagud

No todo ha sido de color de rosa para el joven Giffard desde su llegada al Reino de León. Sin opciones en liga, se esperaba que fuese titular en la primera ronda copera ante Las Rozas, pero ni por esas. La intensidad del francés en los entrenamientos no terminaba de convencer a José Manuel Aira, que siguió apostando por Leandro para el debut en el torneo del ko. Giffard se tomó el mazazo como un estímulo y consiguió darle la vuelta a la situación con su titularidad frente al Huesca en segunda ronda, en la que fue protagonista de la remontada culturalista, antes de centrar los focos de todo el fútbol español con su hazaña contra el Atlético.

Giffard, tras ser el centro de atención al término del partido ante los rojiblancos, en el que se convirtió en el gran protagonista y pasó de ser señalado para irse en este mercado invernal que concluye el próximo viernes a ser intransferible, reconoció a la conclusión estar «flipado», aunque precisó que tan solo hizo «el trabajo del portero», y también señaló la actuación del conjunto leonés «que tras encajar el gol, supo reaccionar, gracias también al apoyo de la afición».

El portero galo destacó entre el ramillete de intervenciones la realizada a Vitolo en la segunda mitad al sacar una mano en un remate abajo del canario cuando se había plantado cara a cara con él.

Esta tarde el meta francés dispondrá de otra ocasión para seguir encandilando a una afición blanca entregada tras la soberbia actuación frente al conjunto dirigido por Diego Simeone y poner en serios apuros a José Manuel Aira a la hora de decantarse por el portero titular en las próximas jornadas, aunque de momento Leandro parece inamovible bajo los tres palos.

La Copa sienta bien a Lucas Giffard. Esta tarde podrá dar otro sorbo en el Reino de León.

El culturalismo sigue a su nuevo héroe, Lucas Giffard
Comentarios